Salvador Arias: Solicito que se recuse al Magistrado Belarmino Jaime de la Comisión de Probidad y se le inicie investigación de posible enriquecimiento ilícito

El Dr. Salvador Arias interpuso denuncia de enriquecimiento ilícito contra el Magistrado José Belarmino Jaime.

“Poseer moralidad y competencia notorias” son algunos de los requisitos que las personas deben tener para poder ser electos como Magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), según señala la Constitución de la República de El Salvador en su artículo 176; la razón de ese requisito es obvia ya que estas personas tienen una responsabilidad grande al ser los administradores de justicia salvadoreña.

No obstante, parece que la moralidad de algunos magistrados y competencias para hacer cumplir la ley, se antepone a intereses mezquinos en beneficio de grupos oligárquicas que se quieren aprovechar del pueblo. Consideramos que la justicia salvadoreña no puede estar en manos de personas que probablemente se hayan visto involucradas en hechos de corrupción o que sean incompetentes para hacer cumplir la Constitución, tomando en cuenta esta consideración el Dr. Salvador Arias interpuso una denuncia ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para que se investigue el posible enriquecimiento ilícito del Magistrado José Belarmino Jaime; asimismo, pidió su recusación de la Comisión de Probidad y de las investigaciones de enriquecimiento ilícito en contra de los expresidentes del partido ARENA y algunos de sus exfuncionarios, por no tener solvencia moral al no haber realizado las investigaciones   pertinentes al caso en su periodo de Presidente de la CSJ, y por estar siendo investigado por la FGR por el posible delito de evasión fiscal.

El Magistrado Belarmino Jaime  acabó el periodo como Presidente de la Corte Suprema de Justicia (2009 al 2012), sin embargo, no se le realizó la respectiva investigación patrimonial que conforme a la ley se le debe hacer a todo funcionario luego de finalizar un cargo. Por lo tanto, se ha solicitado que se promueva una investigación de las declaraciones patrimoniales de Belarmino, en su calidad de ex Presidente de la CSJ.

Por otro lado, resulta curioso que el Magistrado Belarmino Jaime teniendo todas las potestades para promover investigaciones de Probidad cuando fue presidente de  la Corte (2009-20012), omitió el cumplimiento de las obligaciones que le impone la Constitución, la Ley Orgánica Judicial y la misma Ley de Enriquecimiento Ilícito; y más preocupante es que esa omisión permitió la prescripción de varias investigaciones en contra de los funcionarios que se denuncian y de otros, incurriendo de esa manera en posibles violaciones de índole penal y anti constitucional.

Además, como ya se mencionó, la Fiscalía General de la República (FGR) ha confirmado una investigación en contra  del Magistrado Belarmino por el posible delito de evasión y elusión fiscal por más de tres millones de dólares en el pago de impuestos.

Por lo anterior, el Dr. Salvador Arias pone en duda la  imparcialidad  del Magistrado Belarmino frente a la denuncia de posible enriquecimiento ilícito en contra de expresidentes y exfuncionarios de los gobiernos de ARENA interpuesta por él  (el pasado 14 de noviembre) como parte y frente a la sociedad, por lo cual solicitó que  sea recusado de la Comisión de Probidad nombrada por la Corte Plena y que  se aparte del conocimiento de las denuncias que él ha realizado a la CSJ. Ya que no puede ser juez y parte del proceso.

Incitamos al pueblo salvadoreño para que acompañe y esté pendiente de los resultados de estos procesos y que juntos nos unamos en contra de la corrupción que tanto daño le ha causado a nuestro país.

 

La secretaría de la CSJ recibe la denuncia de enriquecimiento ilícito.

Un comentario

  1. Ojala hagan algo porque si son de los mismos es por gusto.. en este pais la justicia solo es para los descalzos, los ricos, los mandan a casa como al descuartizador, condenado y va para casita, como el ex fiscal y sus secuaces.. bueno en, fin, solo el que roba para pagar.. y salir al siguiente dia la justicia esta de su parte.