Los bancos transnacionales y el peligro de los ahorros de los salvadoreños: Urge regularlos y supervisarlos adecuadamente

Los bancos transnacionales y el peligro de los ahorros de los salvadoreños Urge regularlos y supervisarlos adecuadamente

Muchos salvadoreños están confiando sus ahorros a empresas que no tienen supervisión especializada ni están sometidas a un marco regulatorio diseñado para empresas financieras; tal situación en la que tiene una responsabilidad importante el Estado, en parte ha sido generada por las políticas de la banca extranjera que opera en el país, empresas que no tienen interés en atender a pequeños ahorrantes, lo cual ha tenido como consecuencias que esas personas busquen solucionar sus necesidades crediticias y de depósitos con empresas no reguladas (cooperativas, cajas de crédito, fundaciones, etc.), las que generalmente son administradas por personas que no tienen los créditos necesarios para manejar recursos del público.

Además de los riesgos que corren los pequeños ahorrantes, también existe alta probabilidad de que empresas sin regulación y supervisión adecuada, sean utilizadas por el crimen organizado para lavar dinero.

La intermediación  financiera consiste en captar recursos monetarios para colocarlos en operaciones de crédito, también es conocido como intermediación crediticia o actividad bancaria, aunque no la realicen entidades denominadas “bancos”.

Esta actividad tiene dos componentes, uno que es la captación de recursos monetarios, la cual se puede hacer por diferentes medios,  como los siguientes:

a) Recibir depósitos de dinero en diferentes modalidades (en cuenta de ahorro, en cuenta corriente, a plazo o con aviso previo del retiro);

b) Recibir préstamos de dinero de entidades financiera, algunos bancos se especializan en proveer de fondos a otras entidades financieras, a éstos se les conoce como bancos de segundo piso; y

c) Emitir obligaciones negociables, es decir, títulos valores representativos de deuda como bonos, cédulas o certificados, entre otros.

La otra cara es la colocación de los recursos monetarios, también por diferentes medios, como los siguientes:

a) Préstamos de dinero a título de mutuo;

b) Financiamiento de actividades empresariales por medio de líneas de crédito; y

c) Adquisición de obligaciones negociables, es decir, títulos valores representativos de deuda como bonos, cédulas o certificados, etc.

Las empresas que hacen la intermediación financiera o actividad bancaria en El Salvador, se pueden dividir en dos grupos:

El primero son las empresas que integran el Sistema Financiero, que son conocidas como empresas reguladas y el otro grupo,  es el de las empresas que está fuera de ese Sistema, conocidas como empresas no reguladas. Conviene aclarar que dentro del Sistema Financiero existen empresas que no hacen intermediación financiera, las cuales no son objeto de este documento.

Las empresas reguladas están sometidas a un marco regulatorio especial para empresas financieras,  que cuentan con autoridades que tienen facultades para la supervisión y regulación del giro empresarial, regulación que incluso incluye la publicación de su situación financiera, económica y jurídica; en cambio las no reguladas (no debe entenderse que estas empresas operan al margen de la ley), lo que ocurre es que están sometidas a legislación que puede calificarse de genérica, porque es aplicable a otro tipo de empresas que no hacen precisamente intermediación financiera.

La supervisión bancaria o de los sistemas financieros es el conjunto de procedimientos, métodos  y prácticas fundamentados en la ley, que tienen por finalidad salvaguardar la estabilidad del sistema financiero y proteger a los usuarios de éste.