“La clase trabajadora también tiene propuestas serias”

Francisco García, líder sindical.

Francisco García, líder sindical.

Los líderes sindicales constituyen actores claves para la defensa de los derechos laborales de las personas. A continuación le presentamos una entrevista realizada a Francisco Salvador García Trujillo, actual Secretario de Organización y Asuntos Estratégicos del Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional de Pensiones para Empleados Públicos (SITINPEP) y Coordinador Nacional de Concertación Popular por un País sin Hambre y Seguro (CONPHAS).

En esta entrevista, el dirigente sindical expone un poco sobre la lucha que el sindicato ha tenido en la búsqueda de mejoras para  las pensiones de los trabajadores, también aborda la nueva propuesta “Pensión para Todos”, la cual se basa en principios de solidaridad, universalidad e intergeneracionalidad. Cabe mencionar que presentamos la entrevista en el marco del  Foro Pensiones para Todos, del cual usted puede participar, recuerde inscribirse en www.foropensiones.com.

 ¿Cómo ha sido la lucha que el Sindicato de Trabajadores del INPEP (SITINPEP) ha asumido para la reivindicación de los derechos laborales?

Ha sido en un entorno bastante difícil, en el caso de trabajadores y trabajadoras del  INPEP, surgimos en 1984, en el propio contexto de la guerra, donde las libertades sindicales no sólo eran violentadas en el ejercicio del derecho sindical, sino que también hasta se asesinaban a los dirigentes  sindicales por el solo hecho de organizarse. El sindicato surge en febrero de 1984 y logramos  la personería jurídica hasta el 11 de abril de 1989, desde 1984 hasta 1989 nuestra lucha fue porque el Ministerio de Trabajo nos negaba  el derecho de organización sindical. En este contexto fueron muchos compañeros y compañeras que tuvieron que emigrar a otros países  porque si se quedaban en El Salvador los asesinaban. Fue a partir de 1989 que se da un espacio político donde la Democracia Cristiana pierde el poder  y llega el partido neoliberal, ARENA;  previo a que tomaran posesión logramos que  la Democracia Cristiana diera la personería jurídica al sindicato. Teniendo nuestra personería jurídica impulsamos el derecho a la contratación colectiva, es importante destacar que uno de nuestros principales  dirigentes y líderes sindicales fue desaparecido, Rigoberto Sánchez de León, cuyo delito por el cual  lo llamaron subversivo y  la guardia lo desapareció  fue porque  cargaba el anteproyecto del Contrato Colectivo, ese fue su pecado; en este contexto surgimos legalmente y hemos hecho la lucha por garantizar el contrato colectivo al trabajo.

El libro segundo del Código de Trabajo habla de los derechos colectivos los cuales son 3: El derecho de la organización, huelga y contratación colectiva. Para tener esos derechos se necesita un sindicato que tenga la mayoría de afiliados y afiliadas de una determinada empresa. Con el Contrato Colectivo se busca garantizar y mejorar las condiciones de vida de todos los trabajadores, en este sentido, la empresa no contrata a uno y dice a éste le voy a poner todas las prestaciones, sino el sindicato logra que todos tengan iguales prestaciones.

Como sindicato ¿qué limitaciones han tenido en los últimos años?

Una de las principales limitantes que se ha tenido es la falta de libertades sindicales por parte de los gobiernos de derecha, ARENA nunca permitía la organización sindical.

Segundo que no se ve al sindicato como instrumento que puede coadyuvar a mejorar las instituciones y servicios de calidad, así como los derechos sociales de los trabajadores. A partir de 1996 que privatizaron las pensiones, le quitaron los recursos económicos tanto al  INPEP como al seguro social y una de las mayores limitantes que hemos tenido es poder sobrevivir sin ingresos en la institución. En el marco del Estado, el INPEP es una institución oficial autónoma porque teníamos nuestros propios recursos, a partir de las cotizaciones  de los trabajadores. De todo lo que ingresaba a la INPEP en concepto de cotización y aportación, el 5% de esos ingresos iban para gastos administrativos de la institución. Privatizan en 1996 y se  pone en marcha a partir del 15 de abril de 1998,  la Ley de Ahorro para la Pensión es una privatización de las pensiones, le quita la posibilidad de fortalecer la institución, por lo tanto,  los ingresos de la institución bajan y vienen las amenazas que se convierten en realidad de despidos masivos de trabajadores y trabajadoras. Durante los gobiernos de ARENA el INPEP se ha enfrentado a despidos masivos, recorte de personal tanto en diciembre como por políticas de decreto legislativos donde los trabajadores y trabajadoras han perdido el derecho al empleo.

Cuando  se privatizaron las pensiones ¿qué papel jugó el sindicato?

Nuestra posición siempre ha sido de rechazo a la mercantilización de la seguridad social y nosotros creíamos que era importante mejorar el sistema de pensiones en ese momento pero sin quitarle la responsabilidad constitucional que el Estado tiene, y sin hacer un negocio, en ese contexto nosotros trabajamos en una propuesta de modernización del INPEP que consistía básicamente en mejorar la administración de los recursos de los trabajadores, sin embargo, no hubo un debate ni una consulta, se impuso un sistema nos gustara o no y eso nos llevó a hacer una lucha judicial, presentamos recursos de amparo a la Corte Suprema de Justicia, a la Sala de lo Administrativo, un recurso de amparo porque a nuestro entender, y creemos que así es, el sistema de ahorro para pensiones violenta un derecho sagrado que es el derecho a elegir, la Constitución nos da a todos los salvadoreños el derecho a elegir y la ley administradora de pensiones no nos da ese derecho, nos dijo “ustedes porque están jóvenes, porque no han cotizado pagan a las AFP ,ustedes porque ya están viejitos y ya no les podemos sacar dinero pasan al INPEP”.

Esa es una violación al derecho de elegir y nosotros bajo ese principio constitucional, nos fuimos a la Sala de la Contencioso Administrativo, presentamos nuestros recursos de amparo, sin embargo, como dice Monseñor Romero “la ley es una serpiente que solo pica al descalzo “.  La Corte Suprema nos dijo que nuestro derecho a elegir no se violenta porque podíamos elegir entre una AFP y otra, y no entre sistema, esto realmente atenta contra el derecho constitucional. Presentamos cerca de 200 recursos de amparo y todo lo declararon que no procedía, sin embargo, nosotros no hemos desmayado en la lucha, hemos mantenido una constante lucha por rescatar la seguridad social, como esto no les ha ido funcionando y al igual que el sistema de capitalización colectiva hacían reformas que nosotros hemos llamado remiendas, así  han llevado al sistema de ahorro para pensiones, las reformas que han hecho no son en favor de la clase trabajadora sino para garantizar que las ganancias de las AFP no se les pierda. Cuando crearon el fondo del fidecomiso también nosotros nos opusimos porque era nuevamente el mismo robo del siglo, mucho más grave porque a nuestro entender con la ley de ahorro para pensiones lo que han hecho es robar el dinero de los trabajadores, se los llevó la AFP, a costilla del dinero de la clase trabajadora ellos se han hecho millonarios; y el fidecomiso está en otra situación igual, nosotros como buenos trabajadores entendemos como que usted me presta 100 dólares sin intereses, con sus 100 dólares que me prestó se los presto a otra persona y a esa persona le cobro 10 % ó 20% de interés; cuando esa persona me paga, me quedo con el interés y le devuelvo a usted los 100 dólares, estoy haciendo pisto con su pisto, eso es lo que están haciendo las AFP.

¿De qué manera el actual sistema de pensiones afecta a los trabajadores?

No solo fueron reformas puntuales, sino también, fueron cambios drásticos que rompe con los principios universales en los que se sustenta la seguridad social. La seguridad social es un derecho humano, nuestra Constitución de la Republica lo establece con claridad. Algunos expertos en materia  de pensiones hablan de que el sistema de pensiones administrado por el seguro social, el INPEP y el ISSA eran de reparto, nosotros creemos de que no era de reparto, sino, más de capitalización colectiva y ¿por qué lo sustentamos? porque del reparto usted recibe cierta cantidad.

Tanto el INPEP, como el seguro social y el ISSA lograron tener reservas técnicas, a partir de los ingresos menos los egresos que era lo que se iba acumulando mensualmente, es lo que se llama reserva técnica,  por eso nosotros le llamamos sistema de seguridad de capitalización colectiva pero se sustentaban en principios de solidaridad y con responsabilidad del Estado ,es decir, que los pensionados que ya murieron cotizaron para que los pensionados en ese momento pudieran tener el derecho a la pensión, los cotizantes manteníamos a los jubilados pero éstos ya habían cotizado por los pensionados que ya fallecieron.  Con la privatización se rompe con esa regla, se pasa a un sistema de capitalización individual en donde cada uno reza por su santo, lo que es grave es que por ley le manda todo el ingreso a la AFP, tanto el INPEP como el seguro social se quedan con la carga de los pensionados, con los que ya van por pensionarse, sin ingresos y eso afecta no solo al sistema laboral, recorte de personal, peligro de las prestaciones sino que también el derecho a la pensión donde los trabajadores nos hemos encontrado desde 1998 con un sistema de pensiones mercantilista, individual y que rompe con los principios de la seguridad social.

En la propuesta “Pensiones para todos” ¿quiénes deberían administrar las pensiones?

Actualmente todo el mundo habla que hay crisis de sistema de pensión, el gobierno dice que hay crisis, los empresarios hablan de que hay crisis y los trabajadores también hablamos que existe crisis, pero definamos la crisis, ¿es culpa del gobierno actual? ¿Es culpa del anterior sistema? No, en nuestro diagnóstico y en la revisión que hemos hecho y en la que ha trabajado ADESES, hemos encontrado que en el actual del sistema de pensiones no hay crisis para los dueños de las AFP, porque ellos están acumulando grandes ganancias; la crisis es para el Estado porque no tiene los fondos para pagar las pensiones y también para los trabajadores porque nos siguen pagando pensiones bajas  y lo que nos prometieron con el sistema es que nos iban a pagar mejores pensiones pero todos nos mintieron, los trabajadores seguimos recibiendo pensiones bajas. A partir de lo anterior creemos que debe de buscarse solución a las pensiones pero que sea en favor de la clase trabajadora y para ello estamos proponiendo un sistema mixto. El sistema mixto que sea administrado como lo manda la Constitución  con un papel importante del Estado. Ninguna teoría puede decir que el Estado no tiene ninguna responsabilidad en el sistema de administración de pensiones. Debe de ser partícipe de la administración. Que participemos los trabajadores y los pensionados, porque al final son nuestros los fondos; se debe administrar con control del Estado.

¿A qué se aspira con la nueva propuesta, “Pensiones para Todos”?

Primero al rescate de los principios de la seguridad social, solidaridad, universalidad  e intergeneracional. Segundo elemento es que nuestra propuesta es en cumplimiento a la Constitución de la República. El artículo 1 de la Constitución habla de que El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad económica. No puede haber un plan o modelo económico que vaya en contra de la persona humana, por lo tanto, el sistema de pensión  debe ir a favor de la persona y el artículo 52 de la misma establece con claridad que los derechos consagrados a favor de los trabajadores son irrenunciables y el derecho a pensión es un derecho constitucional, entonces no podemos renunciar a ese derecho. Asimismo, el artículo 50 de la Constitución habla que la seguridad social constituye un servicio público de carácter obligatorio, pero no puede estar privatizado porque es una responsabilidad del Estado. También, hay convenios de la OIT que hablan precisamente del derecho de la seguridad social. El convenio 102 establece la garantía a las prestaciones, la participación de los trabajadores, la responsabilidad del Estado y el financiamiento colectivo de las prestaciones por medio de cotizaciones o impuestos. En la Declaración Universal de Derechos Humanos (el artículo 22) dice que toda persona como miembro de la sociedad tiene derecho a la seguridad social y aquí está nuestra propuesta: se establece que debe haber pensión para todos y todas, no hay ningún salvadoreño o salvadoreña que no trabaje y  se puede decir que hay salvadoreños que no hayan cotizado, eso sí es cierto, porque no tuvo la posibilidad, la oportunidad, el privilegio de tener un empleo remunerado, pero trabajó, se desgastó y pagó impuesto, porque aquí, en este país con el sistema tributario que tenemos, los que pagamos impuestos son los que no tenemos. Los que tienen no pagan, entonces también es un derecho; además está la Ley de Atención Integral para la persona adulta, ahí hay una serie de articulados que también establecen el derecho a la pensión. También en el Plan de Gobierno actual, liderado por el Salvador Sánchez Cerén,  ahí se establece claramente en la política numero 16: Vida digna con seguridad provisional para nuestros adultos mayores, seguridad provisional solidaria y universal; es decir, para todo mundo.

Por otra parte,  consideramos que nuestra propuesta tiene también la viabilidad financiera, hay propuestas que no hay de dónde financiar. Están los recursos, si se le quitan las cotizaciones a las AFP y pasan al Estado, tenemos la capacidad para pagar las pensiones actuales, para pagar las pensiones próximas y para pagar esa pensión básica universal, igualmente nuestra propuesta contiene un sistema solidario mixto de capitalización colectiva en donde todos vamos a cotizar para que a todos nos paguen la pensión. Segundo, reformas a la cual el sistema de ahorros para pensiones y que se convierta en lo que es: un sistema de ahorro para la vejes, las AFP no son pensiones porque esos son ahorros para la vejes, porque la pensión  una de sus características es que debe ser vitalicia, hasta que se muera, y si usted se muere y  si su esposo o esposa queda viva también tenga derecho a la pensión,  con las AFP no es así; si su ahorro se acaba ahí termina todo. Entonces esta es nuestra propuesta e igualmente recuperar el derecho a pensión con los 30 años de servicio y sin límites de edad, creemos que la pensión es un premio para que usted viva tranquilamente después de haberle dado al país un esfuerzo y no como actualmente que se pasa cotizando, cotizando y llega un montón de años y probablemente cuando se le dé la pensión ya esté el ataúd esperándolo.

¿Qué acciones tomarán para que la propuesta “Pensiones para Todos” sea tomada en cuenta por el actual gobierno?

Somos parte del sector laboral de Concertación Popular por un País  sin Hambre y Seguro CONPHAS y participamos en un espacio que el gobierno les ha llamado Concejo Laboral. Ahí nosotros estamos presionando para que se discuta este punto, igual nuestra propuesta pero igual después de un proceso y luego de la presentación pública que vamos a hacer en el próximo foro. Vamos a hacer una presentación oficial de lucha al gobierno, porque creemos que el gobierno debe escuchar a los trabajadores y trabajadoras, aquí no son los empresarios los que tienen propuestas serias, las propuestas que ellos tienen son para lucrarse más y el tiempo de ARENA ya terminó, el tiempo de los grandes empresarios que hacen sus Enades  y estaban los gobiernos títeres y les hacían caso,  ya terminó. Este gobierno tiene un compromiso con el pueblo el cual debe escuchar a los sectores populares, debe escuchar a la clase trabajadora que también tenemos propuestas y son propuestas serias.

¿Cómo ve el involucramiento de parte de los trabajadores en las organizaciones sindicales?

Consideramos que hay un problema serio en nuestra sociedad, somos una sociedad con una cultura antisindical prueba de ello es que entre todas las organizaciones sindicales no llegamos ni al 6% de la Población Económicamente Activa (PEA) organizada, pero eso no es culpa de los trabajadores, sino que ha sido un Estado que está estructurado para que no haya una cultura sindical.

Hay un abogado muy bueno en El Salvador que ha escrito un libro que tiene como título de telenovela “Derechos prohibidos”, este escritor dice que los derechos prohibidos en El Salvador son el derecho a la organización, el derecho a la contratación colectiva y el derecho a la huelga y en la práctica así es; la Constitución, los códigos de la OIT, las leyes secundarias como el Código de Trabajo dan el legítimo derecho a organización sindical, sin embrago, los trabajadores no se organizan, uno por temor, si usted quiere organizar el sistema financiero, quiere organizar el servicio al comercio y las grandes empresas telefónicas, los despiden. Entonces hay una violación sistemática, pero también es un problema de sociedad porque las instituciones del Estado que se encargan de tutelar y proteger los derechos laborales y sindicales no funcionan porque están diseñadas estructuralmente en favor del patrono y en contra de los trabajadores. Si usted va al Ministerio de Trabajo no es garante de permitirle la libre organización sindical a los trabajadores, es un problema serio, y lo otro es que a partir de experiencias de todos los dirigentes sindicales que se aprovechan de la clase trabajadora. Creemos que debe trabajarse en la cultura sindical.

 

Miembros del sindicato del INPEP

Miembros del sindicato del INPEP