Inversión y Crecimiento Económico en El Salvador

a.      Posición de la inversión extranjera

La  preocupación sobre el endeudamiento de la economía a partir del proceso de dolarización (no la forma de comerciar internacionalmente en el marco de la OMC y de los TLC), también lo podemos detectar a partir de ver cómo se ha comportado la Posición de la Inversión Extranjera en el país, que en el Gráfico No.1 queda claramente demostrado el crecimiento acelerado de la Inversión Internacional Neta que entre el 2002 y el año 2014 su saldo negativo se incrementó en un 172%, marcado la expansión creciente de dependencia sobre el ahorro externo. Las tres cuentas que determinan estos pasivos que superan los 23,700 millones de dólares al 2014 son: La inversión directa establecida fundamentalmente por la participación de capital y la participación en fondos de inversión; en segundo lugar, los préstamos y en tercer lugar los títulos de deuda, en sí la deuda (prestamos, títulos de deuda, más préstamos de corto plazo para el funcionamiento del comercio) representan más del 60% de los pasivos. Sólo en los últimos 5 años estos pasivos se han incrementado en casi 5200 millones de dólares,  más de 1000 millones de dólares anuales, determinado en primer lugar por la deuda en títulos de deuda que son básicamente los eurobonos, gasto corriente del Estado transformado en deuda de largo plazo; y, en segundo lugar, el incremento en préstamos. El problema de la deuda como vemos se volvió un elemento consustancial, negativo para el crecimiento de la economía, dado que sólo está de manera secundaria o terciara ligada al desarrollo de las fuerzas productivas del país.

 Gráfico 1 Posición de la inversión extranjera directa b.      La inversión Extranjera Directa

Los teóricos y la empresa privada neoliberal han  y siguen proclamado cada día que debemos atraer inversión extranjera para poder tener una economía vigorosa, generar empleo y resolver la pobreza, analizaremos qué pasa con la inversión extranjera directa en El Salvador, ésta ¿realmente ha contribuido a crear una economía vigorosa o sólo ha servido para hacer negocios desde una perspectiva individualista sin aportarle al país?, en una actitud fundamentalmente rentista. Esta inversión en los objetivos proclamados cuando se iba implantar la dolarización y se negociaron todos los tratados de libre comercio, llegaría masivamente al país y como decían se daría la teoría del rebalse, desarrollaríamos una economía basada en exportaciones hacia los países de los tratados, seríamos competitivos, no habría inestabilidad por la amenaza de una política cambiaria errática, etc.

Después de 14 años de dolarización y de la firma de 8 TLC, y a nueve años de tener el TLC con los Estados Unidos de Norteamérica, que sería el tratado estrella, ya vimos que en términos de comercio y desarrollo ha sido un fracaso para el país y más que desarrollar exportaciones vigorosas nos convirtieron en importadores golpeando duramente las estructuras productivas nacionales y no se generó ningún impulso importante en el desarrollo de las fuerzas productivas. En cuanto la IED en el período  2000 al 2014 estas inversiones se incrementaron en 6,365 millones de dólares, lo que significa un promedio anual de 424 millones de dólares por año,  es decir, una inversión marginal en cuanto a las necesidades de inversión del país, con el agravante que la inmensa mayoría de esta inversión consistió en comprar activos nacionales ya existentes, aprovechan la compra de áreas industriales y de servicios que garantizaban un mercado monopólico y oligopólico, protegidos por leyes estatales, que les garantizaban por adelantado no sólo recuperar su inversión, sino que esto sería rápido y con grandes retornos, en segundo lugar esta inversión se concentró en áreas relacionadas con comercio y alimentos (fastfood), desplazando muchas de las estructuras existentes; y por lo tanto, desarticulando los mercados nacionales para los inversionistas pequeños, medianos y algunos grandes del país. A pesar de ser una inversión no de grandes volúmenes, las empresas transnacionales, ya controlan más activos que el capital nacional. La IED ronda por los 9 mil millones de dólares. Lo anterior nos dice claramente que el tema de la inversión fue otro engaño, en cuanto a las perspectivas de que ésta, fuera de utilidad para contribuir al desarrollo económico del país, sin duda está claro que tampoco se dio el rebalse. La inversión en el país sigue siendo baja y el desempleo y subempleo cada día crece más. Igual esta inversión no ha traído el desarrollo de la ciencia y la tecnología al país no ha habido una formación importante de nuestros recursos naturales. La IED ha venido a explotar el trabajo de la forma más brutal posible en el marco de una estructura productiva maquilera tanto en la producción como en los servicios, y además del paraíso laboral ha vivido y vive un paraíso fiscal.

Gráfico 2 inversión extranjera directa

c.      Salida de capital financiero

Financieramente hablando la IED en El Salvador, se caracteriza fundamentalmente por ser un capital rentista, que les ha permitido tener grandes utilidades y repatriarlas, ocasionándole al país una pérdida masiva de flujos financieros. El siguiente cuadro muestra que la inversión extranjera directa en nuestro país ha sido extractiva de capitales, las transnacionales extrajeron de nuestro país en los últimos 14 años, 8,327 millones dólares en concepto de utilidades, además a través de la repatriación de la inversión se llevaron más de 3 mil millones de dólares.  En total se extrajeron del país 11,519 millones de dólares.

Si tomamos en cuenta que para el 2013 la inversión extranjera directa era  de 8.2 miles de millones de dólares,  esto significa que las transnacionales en el país le sangraron a nuestra economía  el equivalente a 140% de lo que invirtieron en el período analizado. Sin duda alguna el esquema de atracción y promoción de la IED en El Salvador ha sido totalmente adverso a las necesidades de inversión y desarrollo del país, el neoliberalismo implementado por los gobiernos de ARENA pervirtió esta política y desarrolló un esquema perverso de inversión extranjera. Este saqueo de recursos financieros del país, con un promedio de 823 millones anuales, comparado con la inversión promedio de 424 millones de dólares anuales, es otra de las razones porque nuestra economía tiene una baja inversión y ha desarrollado ese esquema de la trampa de la deuda ya analizado.

El país necesita redefinir la política relacionada con la IED en el sentido que ésta sea un factor de desarrollo de nuestras fuerzas productivas en el sentido más amplio e igual que sean importadoras netas de capital al país, en el mundo hay esquemas en este aspecto que funcionan perfectamente. Al final el problema de estas negativas formas de desarrollar las IED ha sido resultado del entreguismo ideológico, de la irresponsabilidad y la corrupción de los políticos y profesionales del partido ARENA y de la empresa privada del país, de instituciones como FUSADES y otras ONGs que han servido este neoliberalismo perverso que implementaron en el país.

Cuadro 1 Salida de capital por parte de las empresas transnacionales 2001-2013

 Gráfico 3 Salida de capital por parte de las empresas transnacionales 2008-2013d.  Salida de capital y servicio de la deuda

 Como resultado que no existe regulación en la cuenta de capital  la cual es totalmente abierta ha provocado una salida de capital muy fuerte en los últimos años, eso ha contribuido con el proceso de desinversión que en la actualidad se encuentra  el país

combinando la salida de capitales de parte de la IED con la salida de capitales por el servicio de la deuda, podemos ver en el Cuadro No. 2,  que el sangramiento de recursos financieros que ha sufrido la economía nacional explica en  buena parte este lento crecimiento y la falta de inversión en el país. Estas dos cuentas en la Balanza de Pagos, reflejan que en los últimos 13 años, en el marco de la dolarización, los TLC, que conllevaron la apertura total de la cuenta de capitales y las desregulación del comercio exterior,  que El Salvador ha tenido una salida de capital por $32,425 millones de dólares en concepto de  renta de la inversión, reparación de la inversión extranjera y servicio de la deuda. Esta fuga masiva de capitales ha salido de los excedentes producidos en el país, de deuda externa, de las remesas, etc., sin duda nuestra economía no podrá salir adelante si no se revierten estos flujos perversos de recursos financieros del país.

Cuadro 2 Salida de capital y servicio de la deuda