Foro Economico 2014

Foro Económico 2014

La Asociación para el Desarrollo Económico y Social de El Salvador (ADESES) realizó el Foro Económico 2014 en el cual presentó un análisis crítico de la economía salvadoreña y propuso  una economía social basada en el conocimiento para solucionar la difícil situación que atraviesa la economía.

El foro se desarrolló en cuatro paneles, en el primero se  contextualizó la realidad económica y social de El Salvador, el segundo fue un diagnóstico Macro- Financiero y posibles soluciones, posteriormente se presentaron Propuestas para el mejoramiento de la inversión: Fondo de inversión, Banca y Desarrollo para El Salvador y por último hubo un debate acerca de empresas con responsabilidad social.

Al evento asistieron personas representantes de los diversos sectores de la sociedad salvadoreña  entre ellos sindicatos,  ONGs, representaciones diplomáticas, comerciantes, empresarios y estudiantes.

 

VISIÓN

ECONOMÍA SOCIAL FUNDAMENTADA EN EL CONOCIMIENTO

¿Qué tiene a El Salvador fuera del paradigma de una sociedad con bienestar y desarrollo de las fuerzas productivas y sociales?

  1. Agricultura primaria dicotómica en relación a la agricultura mundial
  2. Industria primaria de ensamble al final de las cadenas de las grandes transnacionales
  3. Un sistema de servicios enfocado básicamente al consumo final, en segundo lugar conectado al sector real de la economía
  4. Sistema financiero rentista al servicio del consumo, vinculado marginalmente al sector real de la economía
  5. Un esquema de servicios públicos de mitigación de la pobreza, sin una visión de desarrollo de las fuerzas productivas.
  6. Un esquema de servicios públicos desconectado del sector real, que toma bienes y servicios para sus objetivos.
  7. Una economía con gran elasticidad o dependencia al sector real de la economía internacional, generando alta dependencia de las importaciones para el consumo y producción de bienes finales; el país se encuentra al final de la cadena de la economía mundial.
  8. Economía altamente dependiente del ahorro externo, por medio de financiamiento y remesas de salvadoreños en el exterior.

Las remesas sustituyeron  la generación de divisas de los sectores más dinámicos en la historia del país – agro exportaciones e industria de sustitución de importaciones-, las remesas son las que aportan grandes  divisas netas al país.

  1. Las remesas están conectadas principalmente al consumo importado y en segundo lugar al que se produce nacionalmente, su conexión al sector real de la economía como fuente de recursos financieros para el desarrollo de las fuerzas productivas del país es casi inexistente.
  2. La economía salvadoreña es una exportadora neta de capitales, el ahorro externo que viene al país, sale con creces hacia el exterior, por  diferentes razones: 1. La alta dependencia con el encadenamiento productivo mundial –importaciones-, 2. Por el alto costo del ahorro externo privado, multilateral y bilateral recibido (deuda).
  3. Alto costo financiero que representa el capital transnacional establecido en el  país, compuesto por empresas que compraron activos ya establecidos o han desarrollado actividades en el sector servicios, éstas obtienen 1.6 veces más de lo que invierten en el país.
  4. Debido a la inmensa fuga de capitales que ha ejecutado el gran capital salvadoreño de manera sistemática, a través de la venta de sus activos a empresas transnacionales y de remesas de sus utilidades obtenidas en el país para inversiones en el extranjero, hasta envío ilegal de divisas (disfrazadas en operaciones financieras que permite el neoliberalismo).
  5. La fuerza productiva laboral del país está totalmente incapacitada para atender un desarrollo de las fuerzas productivas apoyadas en el conocimiento.
  6. En cuanto al conocimiento, la economía salvadoreña hace uso de éste en el nivel de subdesarrollo de sus fuerzas productivas, no tiene una base propia ni para generar, ni para apropiarse del conocimiento que una sociedad moderna necesita para poder crecer y generar excedentes suficientes para tener una ruta que la libere del subdesarrollo. Esto es resultado de un sistema educativo divorciado del estado de la ciencia contemporánea, que además, le ha negado su realidad histórica a la población; por otra parte, es resultado de la inexistencia de instituciones capaces de desarrollar conocimiento.
  7. La política fiscal del Estado Salvadoreño es de carácter recesivo por castigar primordialmente a los hogares, con altas tasas de fiscalidad y por exonerar virtualmente en un 100% de impuestos a los grandes sectores del capital receptores de la inmensa mayoría de los excedentes generados por el país.

Esos sectores invierten más en el extranjero que en el país y no han desarrollado fuerzas productivas generadoras de alto valor agregado; esta política es responsable de la baja inversión pública y baja inversión privada, lo cual no da viabilidad al país para el desarrollo de sus capacidades productivas en una lógica de salir del subdesarrollo y poder viabilizar una economía social fundamentada en el conocimiento.

  1. Todos los puntos anteriores han construido una lógica económica basada en la explotación de la fuerza laboral fundamentalmente a través de un esquema de generación de plusvalía absoluto (jornadas de más de 8 horas en condiciones infrahumanas y explotación indirecta del empleo informal en condiciones de hambre), secundariamente con plusvalía relativa de la sobre explotación que permite el desarrollo de las fuerzas productivas, existe una economía capitalista primaria.

Esto ha estado subastando en una política salarial de hambre, la existencia de un ejército de reserva (1,740 mil personas en el año 2012), mayor a la fuerza laboral absorbida total o parcialmente por el mercado laboral asalariado; por lo tanto, a una sociedad marcada por la existencia de más del 82% de los hogares entre una situación de pobreza, sobrevivencia y miseria.

  1. El modelo económico, político y social neoliberal del capitalismo contemporáneo, ha profundizado y convertido en problemas estructurales los 14 puntos anteriores, institucionalizándolos a través de la transformación del Estado, cultura del consumismo,  miedo y pérdida de futuro en la sociedad.

Esas 15 razones tiene a El Salvador en un nivel de subdesarrollo económico y social, marcado además por la existencia de una violencia social, producto en parte del mismo subdesarrollo que se sintetiza en la pobreza generalizada, el desempleo masivo de casi dos millones de salvadoreños, la inmensa informalidad social y empresarial, así como la pobreza generalizada en más del 80% de la población, no permiten la generación de excedentes netos disponibles para el desarrollo de las fuerzas productivas y el bienestar de la población.

Para revertir ese proceso y poder construir una “ECONOMÍA SOCIAL FUNDAMENTADA EN EL CONOCIMIENTO”, generadora de bienestar para toda la población y riqueza necesaria que requiere este paradigma, en primer lugar,  se debe definir y convertir en ley de la República un Plan de Desarrollo Estratégico para el período 2014-2039, el cual deberá tener como eje estratégico transversal un profundo desarrollo del conocimiento, para lograr un proceso acelerado de transformación de las fuerzas productivas del país, la apropiación de la ciencia y tecnología existente actualmente en el mundo,  y así incorporarse en el tren del conocimiento mundial.

Lo anterior requiere revertir las  razones que tienen a esta sociedad en situación de ostracismo económico y social; y violencia generalizada, esto implica desmontar el modelo neoliberal implementado y desarrollado en los últimos 25 años.

Así, ADESES propone la siguiente ruta  para una Economía Social Fundamentada en el Conocimiento que incluya en el bienestar del pueblo y demás sectores, justicia, ética, generadora de excedentes, a través de una empresa social eficiente y responsable con la sociedad, que le permita generar y tener importantes excedentes, articulada de manera virtuosa a la economía mundial en la lógica de las cadenas económicas y en la atracción del ahorro externo a partir de convocar al capital internacional en beneficio del desarrollo social y el conocimiento como cimientos de la nueva economía, la nueva sociedad.

Además, convocar a los salvadoreños en el exterior que manejan excedentes en sus negocios para que vengan e inviertan en el desarrollo de las fuerzas productivas del país, así como hacer parte de la seguridad social nacional a sus familiares residentes en El Salvador. Todo esto en una transición de desmontaje del neoliberalismo,  y la construcción de la “Economía Social Fundamentada en el Desarrollo”.

Los grandes paradigmas:

1) La inclusión, equidad y el Buen Vivir: La educación, salud, seguridad social, vivienda, comunicación; el transporte, ciencia, seguridad alimentaria y energética, el medio ambiente, progreso económico y social de la población son esferas íntimamente vinculadas al Buen Vivir. También tienen especial importancia la integración a la sociedad de sectores vulnerables, jóvenes, mujeres, niños, adultos mayores y personas con necesidades especiales.

Nuestra meta en el Buen Vivir es la refundación de la sociedad, basado en la igualdad e inclusión.

2) Desarrollo de la economía del conocimiento: desde la biotecnología tradicional hasta la sintética, con la biotecnología orgánica, robótica, desarrollo de sistemas en la informática y energía.

3) Desarrollo de la agricultura familiar y empresarial sustentable con responsabilidad social, en una proyección de mediano y largo plazo sustentado en el desarrollo científico-técnico de la biotecnología y la agricultura sustentable, abandonando gradualmente la agricultura de la revolución verde.

4) Desarrollo de la industria de segunda, tercera y cuarta generación a partir del desarrollo de las cadenas agroindustrial y de la piscicultura, con el soporte de la biotecnología y otros avances del conocimiento en las áreas de la informática y las nuevas formas de gestión empresarial.

5) Transformación de la maquila terminal existente, en una maquila de tercera y cuarta generación, maquila del conocimiento, que sube en la cadena productiva a puntos de alta generación de valor agregado, esto en las áreas de la medicina, informática, robótica,  textiles, industria del papel, metalmecánica…

6) Creación de desarrollo de la química orgánica a partir de la utilización de los nuevos métodos de análisis de sustancias de origen animal y vegetal, donde la biomasa jugaría un papel importante para la producción de carbohidratos, lípidos proteínas, ácidos nucleicos, moléculas pequeñas…

7) Desarrollo de una industria de la energía, utilizando los potenciales del país: energía hídrica a través del desarrollar las 5 cuencas más importantes del país (grandes, medianos y pequeños embalses), geotérmica, gas natural; energías renovables como: la energía eólica, solar, hidráulica, energía de la biomasa.

8) Desarrollo de las cadenas productivas que permitan generar una Soberanía Alimentaria a la población salvadoreña.

9) Desarrollo de la industria del turismo fundamentado principalmente en paseos de playa,  montaña, de negocios y médico; turismo  nacional (salvadoreños en el exterior), latinoamericano y de los países del norte

Organización de los agentes económicos y sociales en la Economía Social Fundamentada en el Conocimiento

La organización Social. Una sociedad con organización propia, que lucha por el respeto de sus derechos y, por lo tanto, tenga todas las oportunidades para desarrollar una vida plena, con avance en su conocimiento, satisfacción de sus necesidades, acceso a empleo o al desarrollo de sus actividades productivas propias en empresas sociales, con espacio para la cultura, recreación y con responsabilidad social en el marco de todo su desarrollo como persona humana.

La organización Empresarial. La empresa social, que tiene capacidad de generar excedentes (riqueza) incorporando sus esfuerzos a un proceso de acumulación personal y social, así como ser parte del desarrollo de las fuerzas productivas en la lógica del avance pleno de la economía nacional y del bienestar de la población. Igual la empresa social juega un papel determinante de las fuerzas productivas siendo ella un factor clave en el desarrollo de la ciencia, tecnología y su utilización en todo el tejido económico de la Economía Social.

El Estado. El Estado Social es un estado que busca el desarrollo pleno de toda la sociedad, donde la marginación y exclusión de las mayorías del bienestar y el disfrute pleno de sus derechos desaparecerá y se generará un proceso virtuoso entre la generación de riqueza de la sociedad y el disfrute de ésta de parte de toda la sociedad.

Para lograr esto, el Estado será un agente económico, político  y social que actuará directamente en el desarrollo de las fuerzas productivas, de la ciencia y la tecnología, del entorno económico, del desarrollo de una economía relacionada con la producción de los servicios y bienes sociales, a la vez, un promotor de la empresa social de forma tal de crear una economía en red articulada en el marco nacional, buscando una relación virtuosa con la economía regional en el marco de la integración económica con Centro América y América Latina. Así como creando una relación con la economía internacional en un proceso que rompa las asimetrías de nuestra economía con el entorno económico mundial a partir del desarrollo de las fuerzas productivas y negociando reglas del juego que pongan en el centro los intereses del país, sobre el del capital transnacional.

La institucionalidad internacional. La institucionalidad internacional creada desde la segunda guerra mundial del siglo pasado, está marcada por una protección fundamental de los intereses de las economías desarrolladas, nuestra lucha debe estar enmarcada en una doble lógica, cambiar las reglas de dichas instituciones en alianza con otros países que buscan el mismo fin.

En segundo lugar, luchar de manera simultánea para crear nuevos procesos desde los intereses de nuestro país, sociedad, siendo parte de las dinámicas que se desarrollan en América Latina, Asía y otras áreas del mundo, para crear nuevas institucionalidades y dinámicas de acuerdo con los países no desarrollados, buscando incorporar en dichos procesos las asimetrías de los países y por lo tanto tener tratos diferenciados, que se encaminen a borrar dichas desigualdades, abandonando la lógica capitalista de la concentración y la centralización de la economía mundial en el gran capital transnacional de las economías del norte, a veces asociado con grandes capitales de los países subdesarrolladas y de países en vías de desarrollo.

Los Programas y Proyectos estratégicos.

  1. Red de ciencia y tecnología, debemos de pasar de ser consumidores por medio de los mecanismos del mercado de insumos tecnológicos, a generadores y adaptadores del conocimiento a nuestra realidad para lograr una proyección de una economía basada en el conocimiento.

Eso exige generar  una red de ciencia y tecnología que incorpore la investigación básica, generación, desarrollo, adecuación de tecnologías que permitan incorporar nuestra riqueza natural al desarrollo económico sustentable, así como llevar a la población al nivel de la exigencia del conocimiento contemporáneo y futuro.

  1. La educación: debe ser radicalmente transformadora en el conocimiento y utilización de la ciencia, así como de la naturaleza, para la generación de bienestar a toda la población en los bienes materiales, servicios, cultura, con una visión holística del conocimiento.
  2. La formación técnica: la cadena del conocimiento con la existencia de una red de recursos humanos formados en los conocimientos técnicos, permiten que el nuevo conocimiento llegue a la economía real, ésta es una de las fuerzas fundamentales que ha permitido que las economías desarrolladas aprovechen la ciencia para beneficio de la sociedad en su vida cotidiana, esa red de recursos humanos no existe en este país, debe ser un objetivo estratégico en el nuevo modelo económico social basado en el conocimiento.
  3. Viveros de empresas, para promover y rescatar el ingenio y la inventiva del pueblo.
  4. Las zonas de inversión y los parques industriales, con regímenes especiales para atraer importantes recursos del exterior hacia proyectos estratégicos y claves en el desarrollo de los programas y proyectos estratégicos en la lógica de los encadenamientos hacia el interior del aparato económico nacional, en complementariedad con los encadenamientos internacionales…
  5. El entorno económico, como una responsabilidad primaria del Estado, en alianzas estratégicas con el capital nacional y transnacional.
  6. La Plataforma de servicios de transporte y movilización, a partir de los dos puertos, aeropuertos y los ejes viales de la costa, la meseta central y la transversal del norte.
  7. Plataforma de servicios de telecomunicación y energía.
  8. El sistema financiero para el desarrollo, creando un subsistema paralelo, integrado por el BCR, Banco de Fomento, Fondo Social para la Vivienda, Banco de Desarrollo.

Este subsistema promoverá y fondeará el desarrollo del micro finanzas, privilegiando el sistema cooperativo de crédito.

  1. Ley de inversiones que implique primero la creación de un Fondo de Inversiones Nacional con aportes de los recursos del Sistema Previsional de Inversiones, Fondos de Inversiones Estatales de otros países, entre otros; segundo adecuar la ley de Asocio Público Privado a para que resguarde los intereses del Estado en inversiones conectadas con la seguridad nacional, los intereses de la población y sus servicios básicos, así como el desarrollo de toda la red de empresas nacionales y extranjeras radicadas en el país; tercero, crear zonas especiales de desarrollo, en el entorno de la plataforma de transporte y movilización.
  2. La Tramitología y el tiempo oportuno para invertir.

Políticas públicas:

  1. Política fiscal de carácter progresivo con los ingresos y promotora de la inversión y la transferencia de conocimiento.
  2. Política monetaria sobre la base de la recuperación de nuestra moneda, recuperación del Estado de su política crediticia y cambiaría, buscando optimizar el uso de los recursos financieros del país y el ahorro externo, conectándolos con la economía real.
  3. Política sobre ciencia y tecnología, que permita la construcción de la red de ciencia y tecnología
  4. Política de educación que universalice en la población el acceso al conocimiento.
  5. Política de empleo que busque cero desempleo y permita dar a cada quien según sea su aporte a la sociedad, el acceso al bienestar integral en lo material, cultural y  espiritual.
  6. Política salario social, que trascienda el carácter monetario de las relaciones monetarias, agregando a la retribución monetaria por el trabajo, la seguridad alimentaria y los servicios fundamentales de la familia, con un aporte directo del Estado y la Empresa Social.
  7. Política de Seguridad Nacional, desarrollando una estrategia complementaria entre el accionar del Estado con los instrumentos  legales, coercitivos y preventivos, y la población organizada para el combate a la delincuencia desde el caserío, cantón, barrio, colonia, la cuadra, el multifamiliar…

SÍNTESIS DEL FORO

Panel 1

Contextualización de la realidad económica y social en El Salvador

En El Salvador, a partir de los años 90, se experimentó una reestructuración de la economía (implementación del neoliberalismo), modelo que trajo consigo la privatización de instituciones públicas, el cierre del IRA y la disminución de impuestos indirectos. Actualmente, la crisis internacional ha afectado gravemente a la población salvadoreña, evidente en el incremento significativo del desempleo, subempleo y la pobreza en general. Todos estos fenómenos se enmarcan dentro de un modelo económico neoliberal que se caracteriza por el abaratamiento de los costos de producción en general, con el fin de ampliar y privilegiar al capital privado, creando un clima de negocios propicio para ello.

Cabe mencionar que, el modelo neoliberal ha recibido un gran apoyo financiero, político e intelectual desde la principal agencia de cooperación del Gobierno estadounidense (United States Agency for International Development, por sus siglas en inglés) y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), tanque de pensamiento que puso en marcha todo el proyecto desde hace más de 20 años. En este marco, se creó un nuevo núcleo de poder llamado “oligarquía neoliberal”, de gran influencia política a nivel regional, que ha logrado profundizar tanto la desigualdad como la pobreza, dos problemáticas que afectan gravemente a las mayorías populares del país.

Este hecho ha desfavorecido principalmente a los grupos jóvenes, propiciando así su incorporación al subempleo, en condiciones de gran informalidad e incluso a actividades delictivas como modo de vida. Según las cifras oficiales, el desempleo se encuentra a niveles del 6%. Sin embargo, estimaciones que toman en cuenta las limitaciones de las estadísticas oficiales, presentan una tasa de desempleo de 58.1%. El desempleo urbano, con el ajuste respectivo, es de un 62.7%, y el rural, de 43.7%.

Dentro de este marco, el Gobierno del Presidente Mauricio Funes firmó un acuerdo de Préstamo Precautorio con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en ejecución hasta la fecha, que incluye condicionalidades que afectan adversamente a los sectores populares del país. Esas condicionalidades incluyen la eliminación de subsidios, congelación de salarios, aplicación de impuestos indirectos que suben el costo de vida para la población, y el mantenimiento de la dolarización, instrumento monetario que oprime la libertad política económica por parte del Estado y favorece la recesión basándose en altas tasas de desempleo, subempleo y endeudamiento público para mantenerse. El Asocio Público Privado (APP), una de las principales políticas de inversión implementadas dentro de este marco, responde y se constituye como una nueva actualización del programa de reformas neoliberales, buscando perpetuar dicho sistema.

En este contexto, las políticas del Gobierno que afecten negativamente el presupuesto de los hogares plantean graves consecuencias económicas. Para la mayoría de las familias salvadoreñas, un incremento en los precios de bienes y servicios que formen parte esencial para la satisfacción de sus necesidades básicas, se traduce inmediatamente en sacrificios presupuestarios que repercuten en la alimentación, salud, educación, entre otros rubros.

La situación de por sí ya es muy delicada: para una familia promedio, el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) se eleva a un aproximado de USD$585 mensuales. Con el más reciente aumento efectuado al salario mínimo, fue elsector industrial el que resultó más beneficiado, puesto que el incremento es todavía insuficiente para los costos de subsistencia de toda la clase trabajadora, principalmente la empleada en el sector agrícola. Estos niveles salariales generan una mayor profundización de la pobreza y la desigualdad social.

En contraposición a estas políticas, los movimientos sociales, fracciones políticas de izquierda y población organizada deben luchar por el mejoramiento de las condiciones de vida; incrementar el poder adquisitivo de la población más empobrecida y reducir las desigualdades socioeconómicas existentes. Para ello, es preciso desarrollar políticas que busquen disminuir el costo de los servicios básicos, como la electricidad, telefonía, y el abastecimiento de agua potable. Además, se debe introducir un sistema regulatorio de los precios y calidad en los medicamentos, con el fin de abastecer  a los hospitales de medicinas en cantidades necesarias, así como de los implementos y equipo médico necesario según demandas de la población con menos recursos económicos.

En cuanto a la educación, se debe regular las tarifas de la enseñanza privada y garantizar que la educación pública sea de acceso completamente gratuito, manteniendo y ampliando a todo el territorio nacional los programas sociales de uniformes, calzado, útiles y alimentación complementaria, sin costo alguno, para las familias que hacen uso del servicio. De igual forma, debe emprenderse un proceso de regulación de precios en mercados oligopólicos y monopólicos, así como de los costos que terminan excluyendo a la población más empobrecida del sistema financiero formal y sus servicios, a fin de combatir la usura.

Para atender las demandas sociales e incrementar los ingresos de los hogares en general, así como los ingresos del fisco se debe tomar en cuenta tres tipos de políticas y medidas: En primer lugar debe atacarse el problema fiscal. Para contribuir a este objetivo, deben aplicarse medidas que permitan recaudar mayores contribuciones impositivas de los que tengan más; erradicar impuestos regresivos para bienes esenciales de consumo, principalmente alimentos y medicinas. Combatir la corrupción fiscal presente y pasada e implementar una ejecución del gasto público (trasparente) en función de las prioridades más ingentes de la población.

En segundo lugar, para contribuir al incremento de los ingresos de la clase trabajadora es preciso implementar una política salarial más justa. Finalmente, para atacar el problema estructural de los bajos ingresos de los hogares salvadoreños, se debe impulsar la necesidad de un amplio programa de creación de empleos. Todas estas medidas plantean amplias soluciones a la precariedad que históricamente han atravesado las familias salvadoreñas.

Otras propuestas adicionales se plantean en el ámbito de los ingresos adicionales que muchos hogares perciben por medio de las remesas. El grueso de estos montos que, hoy por hoy, significan únicamente consumo estéril, representan una fuente importante, pero aún potencial, de ahorro por parte de la población. Con una adecuada política de canalización de recursos, estos ahorros permitirían sufragar la crisis interna del país. Sin embargo, lo peligroso de la migración responde a que en un momento determinado ésta dejará de ser una opción para la población a quienes el mercado laboral salvadoreño no puede absorber; por tanto, es importante que se estudie la posibilidad de atraer dichos montos y canalizarlos en proyectos productivos, para así convertirse en fuentes de empleo e ingresos nacionales, no externos. Se trata de convertir al círculo vicioso de la migración en un ciclo virtuoso, basado en la aplicación de tecnologías locales e inclusivas; todo un reto actual para el país y sus aspiraciones de inversión y producción.

Panel 2

Diagnóstico Macro-financiero y posibles soluciones

A partir de las condiciones que se imponen en el país, existen dos escenarios alternativos: la continuidad del modelo neoliberal o la transición hacia una economía social participativa con desarrollo basado en el conocimiento. El Salvador es una economía estructuralmente negada a crecer. El modelo neoliberal ha desmontado los mecanismos para generar ahorro nacional, de manera que el país es dependiente del ahorro externo.

Estas condiciones generan bajos niveles de inversión pública y privada, cercanos al 16% en promedio durante los últimos años. Además, la inversión que se realiza no se dirige a desarrollar capacidades productivas para generar más riqueza; estos flujos han sido dirigidos a inversiones de cartera, el rubro financiero y otros servicios, más que al desarrollo de infraestructura y tecnologías, promoviendo un modelo de banca rentista. Alrededor del 40% de los fondos de bancos comerciales se encuentran colocados en bonos y los créditos otorgados están destinados en su mayoría a consumo, sin conexión alguna con el aparato productivo.

El Estado mantiene una baja capacidad de ejecución de la inversión, que ronda el 60% de la ejecución presupuestaria. El actual modelo neoliberal, dadas las condiciones de inversión, ha provocado el abandono de la agricultura y desmontado los rezagos del modelo de sustitución de importaciones, dependiendo, por tanto, de la industria manufacturera. Esto provoca que el país desarrolle una economía netamente importadora, incrementando consigo un déficit comercial que se sostiene, en parte, por los flujos de remesasy el resto por endeudamiento estructural.

En términos de finanzas públicas, el déficit fiscal se redujo del 6.3% al 4.0% en la actual gestión gubernamental. Para los organismos multilaterales, como el FMI, se necesita alcanzar niveles por debajo del 3%: una política que, de implementarse, sería netamente recesiva. Sin embargo, los déficit públicos pueden ser sostenidos si la inversión es dirigida a mejorar la estructura productiva del país. Es necesario comprender que la política fiscal no es un fin en la política económica, sino un mecanismo para impulsar las capacidades productivas del país.

El Estado ha incrementado el nivel de ingresos tributarios; sin embargo, mantiene una estructura regresiva, donde la mayor parte de la carga fiscal es aportada por los hogares mediante el Impuesto al Valor Agregado (IVA), un impuesto regresivo y el Impuesto Sobre la Renta (ISR). Las exenciones del pago del IVA e ISR a grandes corporaciones son el verdadero problema del déficit público, consistiendo de un aproximado de USD$1.1 mil millones: más de USD$500 millones por exoneración del IVA y USD$600 millones por ISR.

Los principales componentes del gasto son las remuneraciones, el servicio de la deuda y el gasto fiscal. Los subsidios y programas sociales, con un costo global de USD$152.2 millones, representan una reposición de los impuestos pagados hacia los sectores en mayor vulnerabilidad. Además, el subsidio a la electricidad permite altos márgenes de ganancia para las empresas de generación y distribución eléctrica. El programa de focalización es necesario por el lado de la carga fiscal, a través de políticas tributarias progresivas.

Según una proyección realizada, sin reformas fiscales, el Estado necesita aumentar el nivel de endeudamiento para pagar USD$2 mil millones en concepto de intereses y otros USD$4 mil millones por servicio de la deuda. El Estado mantiene una obligación de deuda de USD$7,768 millones, que se encubre con más deuda. En la proyección con ajuste fiscal, las tendencias del endeudamiento se mantienen, expresión del círculo vicioso del endeudamiento. Además, el 84% de las contrataciones de deuda son con tasa de interés variable. Frente a un panorama global con expectativas de alzas en las tasas de interés, debido a los recortes del programa de inyección de liquidez de la Reserva Federal de Estados Unidos, toda la situación fiscal salvadoreña adquiere una alta volatilidad en la que el servicio de la deuda representa alrededor del 172.8% del PIB nacional.

Actualmente, el Ministerio de Hacienda propone un Comfort Letter con el FMI, conteniendo condicionalidades para la continuidad del modelo neoliberal que permitan acceder a financiamientos con los organismos multilaterales y mercados internacionales. Esto excluye a la red de articulación social de economías locales y sectores de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (MIPYMES). Además propone, por un lado, programas de política fiscal responsables enfocados a fortalecer el gasto social e infraestructura en las áreas de desarrollo social; por otro lado, reformas en la estructura tributaria y la modificación del código penal para incluir los delitos fiscales para que tengan implicaciones penales.

Como propuesta, se plantea crear un Fondo de USD$19 mil millones, a partir de intervenciones fiscales en las siguientes áreas estratégicas:

  • Reducir el gasto, a través del combate a la elusión fiscal y resolver el gasto de la deuda.
  • Atacar frontalmente la evasión fiscal.
  • Quitar el IVA a los alimentos y medicinas; y no aumentar el IVA a los intereses.
  • Ingresar a PETROCARIBE y al ALBA, inversión extranjera que se canaliza para inversión productiva interna.
  • Crear un fondo de contingencia de líneas de crédito, préstamos y donaciones.
  • Renegociar la deuda.
  • Negociaciones con organismos multilaterales bajo perspectivas de país, manteniendo planteamientos para la negociación de la deuda.
  • Congelar disposiciones de la Ley de Integración Monetaria.
  • Centralizar mecanismos de remesas e inversión.

Panel 3

Propuestas para el mejoramiento de la inversión: Fondo de Inversión, Banca y Desarrollo para El Salvador

Condiciones globales según el Banco Mundial

En primer lugar, se analizan las condiciones de los mercados de capital, donde se dirá que la recuperación de la producción mundial, es decir, aumento en la producción tiene relación directa con un incremento en las tasas de interés. En cuanto al crecimiento mundial, los países pertenecientes a la Organización para el Comercio y Desarrollo Económico (OCDE) tienen una tasa de crecimiento modesta (2-4%), en cambio varios países en desarrollo tienen tasas mayores (6-7%) y América Latina muestra menor crecimiento, aunque en el caso de Brasil y México sus tasas son más altas (2-3%). Acorde al Fondo Monetario Internacional, El Salvador queda estancando en un crecimiento modesto, pero según el Banco Mundial se mantiene paralizado, implicando un nulo crecimiento, teniendo en cuenta que El Salvador es el país con menor crecimiento de la región.

El promedio de crecimiento histórico que presentó El Salvador (por administración estatal) es el siguiente: 6.1% durante la gestión de Alfredo Cristiani; 4.4%,  Armando Calderón Sol; 2.4%,  Francisco Flores; 3.3%, Saca y 2.0%, Mauricio Funes. En cuanto al eje exterior, se tiene que a través de la balanza comercial es notable que el país depende del comercio exterior, donde se muestra que se mantiene un déficit comercial. Este déficit es sostenido a través de las remesas, es decir, se financian las exportaciones con estas entradas de dinero.

En las perspectivas de los movimientos de capital se tiene un escenario, acorde al Banco Mundial, donde el flujo de capital se mantiene estancado en el mejor de los casos y otro donde sí crece. La OCDE muestra que la movilización de capital a nivel mundial va disminuyendo, en vez de crecer. Sin embargo, por región es muy distinto cada escenario, para el caso de China tiene un crecimiento más notable; mientras que El Salvador es el país con menor tasa de ingreso de Inversión Extranjera Directa (IED) con respecto al Producto Interno Bruto (PIB) en la región. La inversión doméstica en El Salvador también ha disminuido en las últimas dos décadas. En números absolutos también este país recibe menor cantidad de IED con respecto a los países centroamericanos.

La OCDE a través de su índice de la apertura a la IED, se tiene que China es de los que tiene más apertura y El Salvador es de los que tiene menos.

Es notable que los diferentes países en vías de desarrollo tienen entradas de IED superiores a las de El Salvador, esto no puede tomarse como si la implementación de una ley de inversión hará que las entradas a El Salvador sean como la IED entrante a los países en vías de desarrollo.

Siguiendo la lógica de la OCDE las 4 principales restricciones para la entrada de IED en El Salvador son: existen límites para la participación extranjera; la selección o mecanismos de aprobación podrían ser engorrosos, en tanto que existen inconsistencias y ambigüedades entra la APP y la Ley de Creación de PROESA; las restricciones operacionales y de empleo sobre extranjeros como personal clave, tomando en cuenta el riesgo de invertir en El Salvador, por ejemplo la delincuencia.

En la creación de la Dirección de Asocios Público-Privado (DAPP) y en la creación de PROESA se mantiene una contradicción, ya que se plantea un mismo nivel de autoridad sobre el tema de inversión, sobre todo para el tema de inversión extranjera. Por ello, se recomienda que haya un Ministerio de Inversión que coordine este tema.

Fondo Soberano en El Salvador: Capital para la generación de empleo y el mejoramiento económico y fiscal

Los Fondos Soberanos manejan cerca de $6.3 trillones de dólares en activos, éstos son manejados por  los gobiernos.  El primer banco que se creó bajo  esa forma (a través de fondos petroleros) se ubica en Kuwait. América mantiene alrededor del 3% de los Fondos Soberanos del mundo.

La misión de la creación de un Fondo Soberano es generar un millón de empleos en cinco años a través de la atracción de IED y liberar los bancos domésticos. Con ello se trata también de hacer un mejoramiento fiscal donde habrá una inversión en letras del Tesoro Público y las ganancias se mantendrán en Tesorería.

La capitalización de este tipo de fondos se puede lograr a través de: Petrocaribe, remesas, derechos de concesión para explotación de recursos naturales o APP, reestructuración de la deuda bilateral, capital externo, con apalancamiento o manteniendo un superávit fiscal.

La estructura tradicional del Fondo Soberano cuenta con una mesa directiva que toma decisiones, comités que proponen los lineamientos de trabajo acorde a áreas, jefes de inversiones por sectores y equipos de gestión según corresponda.

El tipo de inversión puede ser variada, en El Salvador se puede invertir este tipo de capital en: plataformas de logística (APP) y energía renovable.

Las inversiones de proyectos de país de infraestructura aumentan la certidumbre de alcanzar las metas del Fondo de Inversión.

La propuesta del Banco de Infraestructura mantiene preferencia con las metas del Fondo: crecimiento del PIB, generación de empleo, apoyo a micro, pequeña y mediana empresa y el mejoramiento social o ambiental. Además se pueden tener funciones complementarias o suplementarias.

Los tipos de productos financieros que se pueden transar son:

  • Asociaciones Público Privadas: plataforma regional de logística (dos aeropuertos, dos puertos, desarrollo del Golfo de Fonseca), energía renovable (parques eólicos y parques solares) e infraestructura inteligente.
  • Acciones en Empresas Privadas y Públicas.
  • Bienes raíces.
  • Inversiones alternativas.
  • Renta fija (bonos soberanos de El Salvador).
  • Índices.
  • Divisas.
  • Derivados.

Bono Migrante de Eco-Desarrollo

En la actualidad la ley de EE.UU. permite a los inmigrantes mantener cuentas bancarias en bancos de Estados Unidos. Con ello se plantea que los salvadoreños en el extranjero, la diáspora, puedan invertir en El Salvador a través de sus tarjetas de teléfono, ello sumado a otros fondos (como Bandesal, USAID-CDA, FMI y BM) pueden lograr la formación de un Fondo de Inversión. Con ello se puede dar una serie de préstamos de bajo interés en sectores claves en la economía salvadoreña. A la vez, con este Fondo se pueden lograr grandes proyectos de infraestructura y una estructura a nivel nacional, es decir, incluyendo a la ruralidad salvadoreña.

En sí, el bono migrante será un mecanismo para asegurar el acceso a financiamiento de proyectos productivos en zonas migrantes en El Salvador. El cual se realizará en dos etapas:

Primera Etapa: Creación de un fondo de garantía para permitir a las micro financieras ofrecer préstamos de bajos costos para proyectos productivos en El Salvador. Esto se hará con la colaboración de grupos migrantes, ONG en Estados Unidos y potencialmente con garantías del USAID-DCA, Bridge Initiative y MCC Fomilenio.

bONO MIGRANTE 1

Segunda Etapa: En este nivel se incorporarán tecnologías que permitirán que cualquier migrante o persona en Estados Unidos contribuya a un fondo de garantía a través de la compra de un bono con su equipo de celular por internet y/o usando su tarjeta de débito. Este bono pagará un retorno por su inversión, además contribuirá para crecer y fortalecer el fondo de garantía que elijan apoyar.

Esto permite que no se busque formas de financiamiento endeudadoras, sino que sean formas inteligentes que permitan organizar la economía sin necesidad de un apalancamiento masivo.

BONO MIGRANTE 2