Evaluaciones del Cierre del 2013

Nuestra opinión es que los balances presentados por el gobierno, para el cierre 2013, reflejan logros (bienvenidos), dificultades y problemas, pero todo enmarcado en la vigencia, continúa sistema neoliberal dolarizado; en ese sentido, los logros no se mueven en la dirección de atacar de raíz los problemas estructurales que hay que resolver para el 2050.

La evaluación de cierre económico 2013 (The Economist).

ES: Gobierno presenta último balance económico de gestión[1]

Martes, 10 de diciembre del 2013 | Escrito por – María José Saavedra

Los funcionarios del gabinete económico del gobierno de El Salvador rindieron hoy el último informe anual de la presente administración que concluirá sus funciones en junio de 2014.

La presentación estuvo a cargo del secretario técnico de la presidencia, Alexander Segovia, y en ella plasmó lo que a su juicio han sido algunos de los principales logros de este gobierno que inició en 2009.

De acuerdo con el funcionario, la administración del presidente Mauricio Funes concluirá habiendo cumplido varios de los objetivos trazados en el Plan Quinquenal de Desarrollo dado a conocer en 2010. Entre ellos, dos principales: haber detenido y revertido la crisis económica y haber sentado las bases para un nuevo modelo económico y social.

Segovia enfatizó en que los avances en materia económica y social son significativos porque se lograron en un ambiente adverso, debido no solo a la crisis económica de 2009, sino también a los desastres naturales ocurridos en el período. Estos últimos le generaron al país pérdidas equivalentes a cuatro puntos del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, más de US$ 1,000 millones.

Según el balance presentado esa mañana, en cuatro años las exportaciones pasaron de US$ 4,641 millones, en 2008, a los US$ 5,615 millones proyectados para el cierre de 2013. Una diferencia que representa un alza de 20.9%. Si las ventas al exterior se comparan con lo facturado en 2012 (US$ 5,339 millones) el crecimiento proyectado para 2013 será de aproximadamente 5%.

Por su lado, las remesas -que juegan un papel importante como dinamizadoras del consumo interno- reflejan en el período 2009-2013, una recuperación de solo un 1.1 %.

La inflación, a su vez, según las cifras oficiales, se ha mantenido estable desde el inicio del gobierno, sin superar el 3 %; de hecho, a septiembre de este año, continuaba como la más baja de la región, en un 0.63 %.

Con ese panorama, y aunque durante la conferencia los funcionarios precisaron que todavía están revisando las cifras, Segovia se aventuró a señalar que mantienen para este año una expectativa de crecimiento que ronde el 2.3%.

Lo anterior contrasta con la información del Banco Central de Reserva (BCR) que desde mediados del año maneja una estimación a la baja, donde el desempeño sería de apenas 1.9 %.

Deteriorada situación fiscal

En términos fiscales, tanto Segovia como el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, admitieron que la deuda ha aumentado, pasando de un 39 % en 2009, a un 55 % este año; sin embargo, aseveraron que esa alza ha sido impulsada, no por el gasto corriente, como han criticado sus detractores, sino por el aumento en el número de proyectos de inversión pública y por los programas sociales que han echado a andar.

Así, según las estimaciones gubernamentales, el déficit fiscal ascenderá al final de 2013, a aproximadamente 4.2 % del PIB, equivalente a unos US$ 1,051 millones, una cifra relativamente menor a la registrada durante 2009, cuando llegó a los US$ 1,171 millones, pero que representaron un 5.7 % del PIB.

Con todo y eso, el secretario técnico señaló que el próximo gobierno recibirá un país con proyectos estratégicos que están en desarrollo. Entre ellos mencionó la ampliación del aeropuerto, la concesión del puerto de La Unión, el inicio de un segundo compacto de Fomilenio, una nueva planta de energía para abastecer a un tercio del consumo nacional y otros más, que en total sumarán un total de US$ 2,500 millones gestionados en inversión.

A pesar del optimismo oficial, algunos tanques de pensamiento, como la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI) y algunos organismos internacionales, han señalado la fragilidad fiscal que atraviesa el país; una situación que se ve empeorada por su bajo crecimiento económico, el más bajo de la región.

Esa conjunción de factores (alto endeudamiento, incontrolable déficit fiscal y un pírrico crecimiento económico) ha hecho que también varios economistas hayan sonado las alarmas sobre un posible impago del gobierno a sus proveedores e inversionistas.

La evaluación de cierre económico 2013 (PROESA)[2]

Evaluaciones de cierre del 2013  la crisis ya llegó o se resuelve

El Gabinete Económico de gobierno presentó este día en conferencia de prensa el balance de la gestión en el ámbito económico a 2013 y las perspectivas para 2014.

El gobierno del cambio ha alcanzado los objetivos estratégicos que se trazó al inicio de la gestión en el área económica, principalmente el detener y revertir la crisis económica y social que padecía El Salvador a mediados de 2009, así como sentar las bases de un nuevo modelo económico y social incluyente, productivo y eficiente. La conferencia estuvo encabezada por el secretario técnico de la Presidencia, Alexander Segovia, acompañado por los ministros de Hacienda, Carlos Cáceres; Agricultura y Ganadería, Pablo Ochoa; Economía, Armando Flores; además del presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), Alberto Arene.

El secretario técnico contextualizó el ambiente socioeconómico en el que inició la gestión del presidente Mauricio Funes, caracterizado por choques económicos, como la crisis financiera mundial de 2008-2009, el aumento internacional de los precios de los alimentos y del petróleo y sus derivados de 2010-2011, y la disminución sustantiva de los precios internacionales del café durante 2012 y el primer trimestre 2013, entre otros. Sumado a esos factores se enfrentaron fenómenos naturales como la tormenta Ida (2009), la tormenta Agatha (2010) y la depresión tropical 12E (2011).

En el balance económico destacan, entre otros aspectos, los bajos niveles de inflación, sobre todo comparado con los demás países de la región, por ejemplo, la inflación promedio a septiembre de 2013 fue de 0.63 en El Salvador, mientras que Guatemala registró 2.31, Costa Rica 2.97 y Nicaragua y Honduras, 2.94 y 2.63, respectivamente.

El PIB real estimado para 2013 es de 2.3 y una proyección de 2.6 por ciento para 2014. Sobre las tasas de crecimiento del empleo formal, a septiembre de este año la cifra fue de 780,012 cotizantes nuevos en el ISSS, lo que evidencia una tendencia de crecimiento del 5.3 por ciento respecto del año anterior. El gabinete económico informó al respecto que en el presente gobierno se han creado cerca de 108 mil empleos formales en 57 meses de gestión, lo que equivale a 1,895 empleos por mes. Alexander Segovia aseguró que, en el tema de remesas, se proyecta que para 2013 será de cerca de 4 mil millones de dólares.

En cuanto a la inversión pública para 2013, esta será de 788.4 millones de dólares, lo que representa el 3.2 por ciento del PIB, cifra superior a 2012 que fue de 727.3 millones de dólares, es decir, el 3 por ciento del PIB. El titular de la Secretaría Técnica reveló que para este año el déficit fiscal global será del 4.2 por ciento del PIB, no obstante se proyecta una reducción a 3.6 por ciento para 2014.

Sobre las acciones concretas para sentar las bases para un nuevo modelo económico social, se destaca el crecimiento de un 20.9 de las exportaciones totales entre 2009 y 2013. Con respecto a diciembre de 2012, estas han experimentado un crecimiento del 5.2 por ciento; además, se han consolidado las exportaciones hacia los principales mercados de exportación, los cuales han crecido a tasas por arriba del 35 por ciento.

Por otra parte, se han impulsado reformas encaminadas a la modificación de la matriz energética hacia fuentes de generación de energía renovables, más limpias y eficientes, entre ellas podemos mencionar: la licitación de 355 MW, con lo que se garantizaría el suministro de energía eléctrica por los próximos 20 años mediante gas natural; la licitación en pequeña escala por 15 MW, para proyectos que incluye a los auto productores y productores residenciales, incorporando tecnología solar fotovoltaica, pequeñas centrales hidroeléctricas y biogás; la licitación para recursos solar fotovoltáico y eólico: la contratación de 100 Megavatios y la expansión de la Central Hidroeléctrica 5 de Noviembre, que elevará en 80 MW más la producción; además, el Proyecto Eólico en Metapán, con capacidad de 42 MW, como un Asocio Público-Privado, y la instalación de Planta Fotovoltaica 15 de Septiembre, con capacidad de 14.2 MW de generación.

En otro orden, mediante el Plan de Agricultura Familiar se distribuyeron 2 millones 044 mil 577 paquetes de semilla y fertilizantes para el cultivo de granos básicos, de estos, 1 millón 415 mil 347 fueron para cultivar maíz, 618 mil 570 para frijol, 8 mil 956 para sorgo y 1,704 para arroz. Por estas y otras medidas, se ha recuperado la estabilidad de los precios de los alimentos en el país.

De igual forma, en el último ciclo agrícola se ha revertido la tendencia decreciente de la producción de granos básicos, ya que la producción nacional de maíz y frijol registró cifras récord: 20.4 millones de quintales de maíz blanco y 2.4 millones de quintales en frijol (cosecha 2012-2013). Para 2013-2014, la cifra en quintales de maíz alcanzará 22.5 millones y de frijol 2.8 millones. En este sentido, también es destacable el incremento sostenido, desde 2010, de la producción de semilla certificada de maíz.

Por otra parte, la modernización del mecanismo de pago al subsidio de gas licuado ha logrado un ahorro de 11 millones 677 mil 322.20 dólares, solo desde junio a octubre de 2013.

Sobre la tendencia a convertir a El Salvador en un centro de servicios logísticos, turísticos, aeronáuticos e industriales, sobresalen: 41 proyectos en el Aeropuerto Internacional de El Salvador, a un monto de 62 millones 755 mil 847, provenientes de titularizaciones y fondos propios; 31 proyectos en el Puerto de Acajutla por 22 millones 830 mil 695 dólares, con fondos del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y propios; y, finalmente, 6 proyectos en el Puerto de La Unión Centroamericana a un costo de 10 millones 791 mil 250 dólares, con fondos del BCIE y propios de la CEPA.

En el balance también se destacó la Estrategia de Desarrollo de la Franja Costero-Marina, para la cual se gestionarán fondos por el orden de los 951 millones dólares, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de la población de los territorios, mediante el fortalecimiento de los tejidos socio productivos costeros-marinos y su incorporación al proceso de desarrollo nacional.

En cuanto a la promoción de nuevos actores económicos, se ha fortalecido al sector cooperativo nacional, ya que los datos demuestran un incremento en el número de cooperativas inscritas y operando normalmente, de 524 en junio de 2009 a 792 en 2013, lo que representa un aumento del 5 por ciento. Se estima que esto ha generado más de 30,000 empleos; de igual forma, se ha incrementado el número de asociados y asociadas a 30,030 personas (14 por ciento) al pasar de 212,814 a 242,844 en el mismo período. Del conjunto de asociados las mujeres representan el 47 por ciento del total.

Es muy importante destacar que en la presente gestión se han abierto e institucionalizado alrededor de 20 espacios de diálogo y participación ciudadana (con especial énfasis en las mujeres), para la formulación de políticas públicas. Algunos de estos espacios son: el Consejo Económico y Social (CES), el Consejo Nacional para el Crecimiento, el Consejo Nacional de Educación, la Mesa Agropecuaria, el Movimiento de Unidad Sindical y Gremial de El Salvador, Mesa de Diálogo con Veteranos y Veteranas de Guerra del Histórico FMLN, de la Fuerza Armada, Comunidades organizadas de El Mozote, entre otros.

Sobre los proyectos considerados estratégicos por el presente gobierno se mencionan: Puerto de La Unión Centroamericana, Rehabilitación y Ampliación del Aeropuerto Internacional de El Salvador, Licitación de 350 MW de potencia, Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMS), Segundo Compacto de los Fondos del Milenio (FOMILENIO II) y Desarrollo de la Franja Costero-Marina.

Además, en el balance de gestión se hizo una mención especial del soporte brindado por el Asocio para el Crecimiento que el Gobierno del mandatario Mauricio Funes mantiene con el Gobierno de Estados Unidos de América; especialmente en el tema de superar los dos principales obstáculos al crecimiento: crimen e inseguridad y baja productividad en el sector transable.

En cuanto a los desafíos para 2014, se mantiene el trabajo por consolidar el modelo de crecimiento y desarrollo integral sustentable e inclusivo; así como avanzar en la profundización y fortalecimiento de la democracia, para lo cual se requiere de un acuerdo nacional.

La evaluación fiscal 2013 (ICEFI)[3]

ICEFI diagnosticó la política fiscal de El Salvador durante 2007-2013 e identificó los desafíos fiscales para el nuevo gobierno

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert, presentó su diagnóstico de la política fiscal salvadoreña durante el período 2007-2013 y destacó algunos condicionantes financieros para el nuevo gobierno.

El ICEFI advirtió que, si bien la carga tributaria se incrementó de 14.3% en 2007 a 15.4% en 2012, los ingresos fiscales continúan siendo insuficientes ante las necesidades de El Salvador. La estructura tributaria continúa dominada por impuestos regresivos, especialmente por el IVA (52% del total de ingresos tributarios). La recaudación del Impuesto Sobre la Renta, el principal impuesto directo, aumentó su importancia, como resultado de las reformas tributarias de 2009 y 2011, hasta alcanzar el 36% de la recaudación total en 2012.

Hasta 2008 el gasto público del gobierno central fue de alrededor del 20% del PIB, incrementándose a 23% del PIB en el período 2009-2012. Uno de los grupos poblacionales en condiciones vulnerables con mayor asignación presupuestaria fue el de niñez y adolescencia, que, de acuerdo con datos elaborados por ICEFI y Plan Internacional, pasó de 3.7% del PIB en 2007 a 4.6% del PIB en 2012, no obstante, El Salvador continúa siendo uno de los países de la región que destina menos recursos a la atención de las necesidades de ese segmento poblacional; en ese sentido, el ICEFI reconoció el esfuerzo que la Secretaría Técnica de la Presidencia, con el apoyo de Unicef/El Salvador, está realizando para medir las inversiones que el sector público realiza en beneficio de la niñez y adolescencia. Esta información oficial permitirá dialogar y tomar decisiones con la sociedad sobre los desafíos relacionados con el bienestar de toda la niñez y adolescencia salvadoreña.

Del análisis del ICEFI se desprende que los rubros de gasto de alta sensibilidad que el nuevo gobierno deberá revisar sin demora en 2014 incluyen los subsidios (gas propano y electricidad), la deuda previsional (que explica cerca del 50% de los déficit fiscales de los últimos años) y el aumento de las demandas sociales.

Pese las reformas tributarias, el déficit fiscal de El Salvador se incrementó de 2.0% del PIB en 2007 a 3.4% del PIB en 2012, alcanzando el 5.7% del PIB en 2009 debido a un gasto expansivo y políticas anti cíclicas adoptadas para enfrentar los efectos de la Gran Recesión Mundial. Las erogaciones para el servicio de la deuda pública fueron de 23.2% del PIB en 2007-2012, en tanto el saldo de la deuda pública registró un crecimiento sostenido, alcanzando al final de 2012 el 56.5% del PIB, en el umbral de la insostenibilidad fiscal.

Finalmente, el ICEFI destacó que los problemas que enfrenta El Salvador llaman a un proceso de Pacto Fiscal que evalúe alternativas que contribuyan a atender las demandas de la población y sanear las finanzas públicas. Este pacto fiscal también podría evaluar decisiones que por mucho tiempo se han considerado como axiomas económicos, por ejemplo, continuar con la dolarización y promover el crecimiento y el desarrollo económico.

5 principales retos fiscales inmediatos identificados por el ICEFI para el nuevo gobierno de El Salvador

Resolver la crisis financiera y especialmente la de liquidez, teniendo en cuanta que las reformas aprobadas en 2009 y 2011 ya rindieron los efectos esperados y no se esperan incrementos adicionales; por otro lado, el gasto público mantiene una tendencia creciente, especialmente por el aumento de la importancia del costo vinculado a la deuda previsional.

Urgente necesidad de blindar los programas sociales, especialmente los dirigidos a la niñez y a la adolescencia para evitar retrocesos en términos de la atención de las necesidades de la población.

Mejorar la transparencia fiscal, en particular, registrar en el presupuesto las devoluciones de crédito fiscal del IVA que producen una subvaluación del gasto público.

Mejorar la calificación y la sostenibilidad de la deuda soberana salvadoreña, por medio de la restructuración de la deuda del sector público, dentro de ella, es imprescindible la reglamentación del manejo de las Letras de Tesorería.

Convocar urgentemente a un Pacto Fiscal, para la identificación de espacios fiscales y así mejorar el desempeño del sector público no financiero. Dentro del proceso deberán evaluarse mecanismos para mejorar la eficiencia de la administración tributaria y de los motores de crecimiento económico de El Salvador.

Nuestra conclusión

Sobre las tres evaluaciones expuestas, en primer lugar, debemos destacar que las cifras de crecimiento del gobierno están sobreestimadas, a esta alguna del año 2014 (25 de enero) está claro que la economía no llegó a crecer ni el dos por ciento y que ya los organismos internacionales comienza a pronosticar un crecimiento igual para el año 2014, inferior al 2%, o sea, con honestidad profesional tenemos que decir que los cuatro años y medio de esta administración económica se caracteriza por una economía prácticamente estancada que mantiene el patrón de crecimiento de los últimos 14 años; una economía estatal quebrada financieramente, en una trampa de la deuda creciente y sin perspectivas de resolverse si no se cambia el modelo económico neoliberal existente; una bajísima inversión pública, pues se habla de un 3% de inversión pública, cuando esta debería ser del 10%, 15% o más en relación al PIB, así también, una bajísima inversión privada; un desempleo creciente, por lo que, los 108,000 empleos que se crearon, apenas representan el 6% de los más de un 1,740,000 desempleados en edad de trabajar que tiene el país.

En sí, los desequilibrios macroeconómicos y la situación deteriorada de la microeconomía del 95% de las empresas de este país, nos permiten no compartir el optimismo, para nosotros sin fundamento, del Secretario Técnico de la Presidencia. Nuestra preocupación es peor por la falta de rumbo en cuanto a atender las problemáticas económicas, sociales y políticas del país, dado que los proyectos estratégicos que se anuncian, como el FOMILENIO y otros, son marginales en relación a las exigencias del país, y más todavía, en el continuismo que se plantea, en el sentido de continuar sosteniendo el modelo neoliberal dolarizado. En el próximo informe profundizaremos sobre cómo terminó la economía el 2013 y sus perspectivas para el año 2014.

[1] http://www.eleconomista.net/2013/12/10/es-gobierno-presenta-ultimo-balance-economico-de-gestion

[2] http://www.proesa.gob.sv/novedades/noticias/item/654-gabinete-econ%C3%B3mico-presenta-balance-de-gesti%C3%B3n-econ%C3%B3mica

[3] http://icefi.org/el-salvador-icefi-presenta-el-diagnostico-de-la-politica-fiscal-salvadorena-2007-2013/