Estancamiento y recesión en la coyuntura 2014

estancamiento y recesión en coyuntura 2014

III CARTA ECONÓMICA

  1. ENTORNO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL: ESTANCAMIENTO Y RECESIÓN EN LA COYUNTURA 2014

Es necesario dejar marcado que los análisis desarrollados buscan (más allá de leer la coyuntura, las tendencias y los ciclos, según el marco teórico y metodológico de los economistas del Sistema Capitalista) establecer los contenidos estructurales de estas diferentes formas de medir el comportamiento de la economía, a partir de ir estableciendo los problemas del Sistema Capitalista y del Modelo Neoliberal que sigue marcando los instrumentos de política económica que buscan en la coyuntura actual sacar al Sistema Capitalista del estancamiento económico y su tendencia hacia una crisis de ruptura del Sistema. Esta crisis que se prevé se expresará en una quiebra del sistema financiero mundial y su requerida transformación, así como en el remplazo de la economía del dólar y la eliminación de la deuda soberana a partir de un posible default  o sustención de pago; un triple proceso de refuncionalización del capitalismo que ya está castigando fuertemente a los hogares del sistema capitalista y, por lo tanto, seguirá profundizando  la pobreza de manera generalizada en el sistema capitalista.

Es importante marcar que este proceso aparentemente tecnocrático del comportamiento de la economía capitalista contiene un proceso de transformaciones y rupturas en los marcos políticos, sociales, que amenazan el poder dominante de los grandes capitalistas que controlan el capital financiero y desde ahí las otras formas del capital –capital industrial y capital comercial-, esto está llevando al mundo a un resurgimiento de la lucha clases de manera más frontal y profunda, lo que se expresa ya un proceso de resurgimiento de métodos fascistas, neonazis, para contener la lucha de los pueblos que buscan evitar ser ellos los que paguen la crisis del sistema capitalista y los resultados nefastos del modelo neoliberal.

Esta tercera CARTA ECONOMICA, la podrá leer en 10 entregas que comienzan el día 26 de noviembre del 2014. Al final tendrás acceso al documento integrado; esperamos así poder informarte sobre el comportamiento de la economía mundial y la economía salvadoreña, además esperamos recibir tus comentarios y aportes, que sin duda, serán tomados en cuenta para las siguientes Cartas Económicas, que seguiremos publicando para ti.

Tendencias y previsiones según el FMI y la OCDE

Han pasado alrededor de siete años desde el estallido de la burbuja financiera y el pánico de los mercados financieros se convirtió en un nuevo proceso de especulación a partir de la política monetaria expansiva de las grandes economías del Sistema Capitalista, situación que luego de los desajustes provocados por esta crisis, las economías en lugar de entrar en un proceso virtuoso de crecimiento han entrado a un periodo de ralentización y presiones recesivas, donde la recuperación se proyecta bajo riesgos e incertidumbres, mientras las bolsas de valores llegan a niveles históricos que hacen por ejemplo al Dow Jones, estar cerca los 18,000 puntos en un contexto don del volumen de los valores que en ella se juegan no han sufrido cambios significativos, es decir, la especulación se ha trasladado a la bolsa donde se juegan las acciones del sector real de la economía, a la par que la emisión de bonos basura sigue siendo de dimensiones  insostenibles por la economía mundial; por otra parte, la deuda soberana como veremos en el transcurso del análisis en lugar de resolverse se agrava. Se avizora un proceso de  desvalorización del capital, financiero, industrial y comercial, proceso de refuncionalizacón que tendrán profundas repercusiones económicas, políticas y sociales.

En este sentido, según la actualización de las proyecciones del World Economic Outlook del FMI, las economías avanzadas muestran tendencias a crecimientos débiles, como muestra el gráfico 1. La tasa de crecimiento promedio de Estados Unidos entre 2002 y 2007 era de 2.69%, mientras que en el periodo 2008-2013 ha sido de apenas 0.93%. El 2013 tuvo un crecimiento del 2.21%. La Zona Euro, por su parte, mantenía un promedio pre-crisis de 1.97%, dato que contrasta con el -0.27% que muestra como promedio de crecimiento a partir de 2008. Japón, que desde el año 2000 viene luchando por sacar de una crisis profunda a su economía y recibe la crisis del 2008 ya con problemas de crecimiento, ha visto agudizado el estancamiento; si el crecimiento exiguo de 1.59% antes de 2007 levantaba preocupaciones, el promedio a partir de entonces, de 0.10%, muestra un estancamiento de la economía asiática. El informe WEO del FMI de octubre estima que el crecimiento de estas economías para 2014 será de 2.15%, 0.83% y 0.89%, respectivamente, es decir, un virtual estancamiento en estos países.

En economías emergentes como América Latina y China, el FMI proyecta tendencias hacia un menor dinamismo. En China, el FMI valora que las medidas adoptadas fueron las responsables de un crecimiento más rápido en el segundo trimestre del año. No obstante, la tendencia del FMI marca una ralentización de la dinámica China, principalmente por la contracción de las exportaciones hacia el mercado europeo y estadounidense, que no logran desplegar el consumo. De modo que las vigorosas tasas del 11.23% antes de la crisis se han reducido a 8.98% como promedio en el periodo posterior, para 2014, el FMI proyecta una tasa del 7.38% y 6.84% para 2016.

El impacto de la crisis financiera en la región Latinoamericana ha significado una presión hacia la baja en el crecimiento un 1% en, así de un crecimiento de 4.10% en los cinco años anteriores al estallido,  este cae a 3.12% en promedio desde 2008-2013. El carácter de dependencia a la exportación de materias primas (commodities) de la región, la vuelve especialmente vulnerable hacia las tendencias de estancamiento en las economías avanzadas y ralentización en fuertes economías productoras como China, tanto por el volumen de las exportaciones, como las tendencias de los precios de los productos transables.  Así dadas las condiciones de la economía mundial, el crecimiento de la región para 2014 el FMI lo estima en un 1.32% y en un 2.22% para 2015.

C1

Es importante también destacar que en el informe del FMI el sentido de los ajustes fue mayoritariamente hacia la baja con respecto a las previsiones de la actualización anterior (Tabla 1). De modo que, como reconoce el informe, el dinamismo de la primera mitad del 2014 ha sido menor a lo esperado por las proyecciones. En parte, indica el FMI, por el aumento de las incertidumbres y riesgos, lo cual coincide con nuestras valoraciones en cuanto a las perspectivas de una crisis mayor, que sin duda el FMI todavía no reconoce.

Se señala que, en el corto plazo, las tensiones geopolíticas en Medio Oriente, Ucrania y Rusia pueden generar efectos negativos sobre la economía mundial, a través de los precios del petróleo. Además, existe latente el riesgo de shocks originados en los mercados financieros, en tanto se infravaloran las consecuencias del retiro de la política de flexibilidad cuantitativa y la fragilidad de la disminución de la volatilidad de los activos. Asimismo, el magro desempeño macroeconómico de países y regiones sistémicamente importantes genera incertidumbres en la tendencia.

Para el FMI, en el mediano plazo, los riesgos identificados están vinculados a un bajo crecimiento potencial de las economías, producido por una ralentización de la productividad total de los factores; esto estaría a la base de baja inversión y demanda de trabajo. La incapacidad de transmisión de la política monetaria, de inyección de liquidez, hacia el crédito y consumo privado genera estancamiento en las economías avanzadas. Estas condiciones producen presiones hacia la disminución del crecimiento de las economías emergentes y su potencial como motor de la recuperación del crecimiento mundial.

C2

Fuente: World Economic Outlook, FMI. Octubre de 2014, p.2.

Analizando otra fuente a nivel mundial la OECD establece que las previsiones presentadas por el FMI se corresponden con las tendencias marcadas por los reportes de dicha institución. El Comoposite Leading Indicator (CLI), en el gráfico 2, es un promedio de series de variables de corto plazo, corregidas por tendencia y estacionalidad; permite evaluar condiciones para anticipar puntos de quiebre en los ciclos de negocios e identificar presiones sobre las economías. En general, se busca analizar la dinámica de máximos y mínimos de las series para evaluar posibilidades de escenarios críticos en los ciclos económicos. Los puntos de inflexión del CLI suelen preceder a puntos de inflexión en la tendencia de la actividad económica  de aproximadamente de seis meses.

C3

La línea horizontal en 100 representa un umbral de la tendencia de la actividad económica. Así, las economías que marcan tendencia de un CLI por debajo de este umbral, como Brasil y China, muestran señales que la producción será menor a los niveles de largo plazo, lo que se traduce en previsiones de crecimiento cada vez menores de estas economías. Los cambios de ciclo del CLI en julio 2014, para Brasil y China, generan motivaciones para especular sobre el movimiento de las economías emergentes.

El posicionamiento de economías avanzadas, ligeramente sobre los cien puntos del CLI, expresa signos de cierta recuperación. El aplanamiento de las curvas de Estados Unidos y la OCDE muestra cierta estabilidad en el corto plazo, con matices de estancamiento. Japón, sin embargo, ha perdido impulso en el crecimiento principalmente, señala la OCDE, por los fuertes problemas de deuda y un necesario ajuste del déficit y estabilización de la deuda.

En la Zona Euro existen señales de una débil recuperación, las economías de Alemania y Francia se encuentran en una condición particularmente de bajas perspectivas, dado que la brecha entre la producción de largo plazo y la ralentización de las economías genera riesgos de recesión. Ante este panorama, el FMI advierte como acción necesaria un relajamiento de las medidas de equilibrio fiscal para Alemania en tanto pueda aumentar la inversión pública para incentivar el crecimiento.

Esta trayectoria marcada por bajo crecimiento y desaceleración está siendo acompañada por tasas de inflación bajas. Según el FMI, en los Estados Unidos se prevé que la inflación alcance el 1.6% para 2014 y que aumente gradualmente hacia el objetivo a más largo plazo de la Reserva Federal del 2%. En la Zona Euro, la inflación se prevé que aumente gradualmente a medida que se consolida la recuperación y disminuyen lentamente las brechas de producción, hasta el 0.9% sobre una base anual en 2015 y un 1.2% por ciento en 2016.

C4

Sin embargo, son altas las probabilidades de las proyecciones de la inflación, dadas las persistentes brechas de producción, las condiciones de crédito débiles y la fragmentación financiera, se encuentren por debajo de las estimaciones. De modo que, se puede esperar que las tasas de inflación de la Zona Euro permanezcan muy por debajo de objetivo de estabilidad de precios del Banco Central Europeo hasta 2019, lo que sugiere que el riesgo de las expectativas de deflación ha aumentado.

En Japón, la inflación general se proyecta que aumente a una tasa promedio anual de 2.7% en 2014. Sin embargo, este incremento refleja el aumento del impuesto al consumo, la inflación subyacente se espera que aumente el 1.1%  en 2014. Se prevé que la inflación aumente gradualmente hacia la meta del 2% en el mediano plazo, teniendo como respaldo una reducción de la brecha del producto. En los mercados emergentes y las economías en desarrollo, la inflación se prevé que disminuya en 2014 y permanezca prácticamente sin cambios en 2015. El descenso reciente refleja, en una importante medida, el abaratamiento de las materias primas, particularmente los precios de los productos alimentarios, que tienen un peso elevado en los precios al consumidor cestas de índices para estos países.

La baja inflación y el riesgo de deflación resaltan la preocupación de los gobiernos por los conflictos que esto generaría en las posibilidades de crecimiento real, a pesar de las tendencias nominales y los efectos sobre la presión de las deudas.

Estas condiciones, de lenta recuperación y desaceleración de los mercados emergentes, con algunos riesgos de deflación, se reflejan en los flujos del comercio internacional. Según las proyecciones del FMI, en el gráfico 4, se espera una ligera recuperación con tasas de crecimiento del 3.85% para 2014, hasta estabilizarse alrededor del 5% después de 2016. Aislando el periodo de turbulencia entre 2008 y 2011, el crecimiento del comercio mundial esperado es menor a los periodos anteriores a la crisis. En promedio, entre 2000 y 2007, el comercio mundial creció a un 7.31%, mientras que los registros posteriores a 2011 y las proyecciones del FMI promedian un crecimiento del 4.62%. Es decir, que el dinamismo del comercio internacional se mantendrá por debajo del rendimiento anterior al estallido de la crisis.

C5

Parte de esta dinámica se refleja en la desaceleración en el crecimiento del comercio en relación al PIB. Esto podría dar cuenta de un ritmo más modesto en la fragmentación  de los procesos globales de producción, fenómeno más relacionado a los mercados emergentes. Parte de esta desaceleración podría ser cíclica, lo que refleja la disminución del crecimiento mundial desde 2011. De hecho, en las primeras etapas de la recuperación mundial, en el periodo 2009-2010, el comercio mundial repuntó con fuerza para luego desacelerarse a partir de 2011.

De esta manera, la dinámica prevista para el volumen del comercio mundial genera tendencias particulares en el balance de cuenta corriente de los países (gráfico 5). La desaceleración del crecimiento del comercio en relación al PIB, en las economías emergentes, se traduce en disminución del superávit en casos de potencias exportadoras como China. País en que, luego de tasas de crecimiento de las exportaciones de 27.7% en 2010, se estiman tasas ligeramente superiores al 6% después de 2014 (tabla 2). Previsión afectada por el bajo desempeño del consumo de Europa y Estados Unidos.

C6

Para América Latina, región influenciada por la misma tendencia de desaceleración comercio-PIB, se prevé déficit en la cuenta corriente de cerca de 2% de la producción. La región, al ser exportadora primordialmente de materias primas, ve afectada su posición por la desaceleración global, y China en particular, en términos del volumen de exportación. Además, las tendencias de semi-estancamiento que afectan las condiciones de oferta de materia prima, producen presiones hacia la baja de los precios de los bienes transables y,  por tanto, una reducción del valor de las exportaciones de la región.

Estados Unidos, por su parte, mantiene la tendencia deficitaria en cuenta corriente, siendo de los principales mercados de consumo mundial. Si bien el impacto sufrido en el crecimiento de las exportaciones no fue tan drástico como en otras economías, del -8.8%, la recuperación en 2010 distingue un punto de inflexión que, a partir de 2011 marca una tendencia hacia un semi-estancamiento en el dinamismo del comercio con tasas de crecimiento que, hasta el 2016, no sobrepasarían el 5.0%. Sin embargo, cabe señalar que las periódicas revisiones de las estimaciones por parte del FMI han estado trazadas por constantes ajustes hacia la baja de sus proyecciones. Esto, tomando en cuenta la depresión del consumo en los mercados internacionales.

Del mismo modo, las estimaciones para la Zona Euro muestran tasas inferiores al 5%, en lo que se demuestra la tendencia global de las economías avanzadas al semi-estancamiento.

C7

De  esta manera, los análisis y estimaciones del FMI y la OCDE plantean condiciones de recuperación lenta, con riesgos e incertidumbres que irrigan de fragilidad el proceso. Por una parte, los países desarrollados mantienen un mercado deprimido, tanto en inversión como en consumo, que provoca bajas tasas de crecimiento. Por otro lado, los mercados emergentes marcan tendencia hacia la ralentización y el impulso a la economía global que aportaban estas economías está decayendo.

El comportamiento descrito de las economías en los países desarrollados, se da no obstante, los gobiernos han optado por el estímulo agresivo a las economías a través de una política monetaria expansiva, denominada flexibilización cuantitativa, en la que compran parte de las deudas de los bancos para inyectar liquidez al sistema.

Para dimensionar la magnitud de esta política analizaremos en las cuatro economías más fuertes capitalistas cuánto dinero han inyectado desde la crisis del año 2008 al año 2014, así en primer lugar tenemos el caso de los Estados Unidos de Norteamérica, como podemos ver en el Gráfico 6, entre los años 2000 y el 2008 la política monetaria había sido muy pasiva, es así que al 10 de Septiembre del año 2008 esta expansión había significado un financiamiento acumulado de la FED de US$925,725 millones, política que cambia radicalmente y se marca un quiebre a partir de septiembre del año 2008, manteniéndose dicha política hasta el 29 de Octubre del año 2014, donde el monto acumulado de la expansión monetaria por parte de la FED totaliza los USD 4,4,86,725 millones, lo cual implica que la FED inyectó en 6 años UED 3,561,029 millones, sin lograr romper hasta ahora la crisis de una economía de lento crecimiento con tendencia al estancamiento. En este período se buscaba igual reducir el desempleo, el cual se minimiza, en consecuencia de una disminución a la remuneración al trabajo, marcando un deterioro en las condiciones de vida de los hogares; igual mencionar que la inmensa mayoría de los empleos recuperados no son permanentes y están en sectores que no conforman el sector real de la economía.

Recordemos por otra parte que la política monetaria previamente estuvo marcada por una reducción de las tasas de interés hasta llevar al 0.25% la tasa interbancaria. Lo anterior permite concluir el agotamiento de la política monetaria y su débil conectividad con la economía real, refugiándose los capitales en la especulación financiera y ahora con la amenaza de que se disparé la tasa de interés al detenerse la expansión monetaria, los capitales están buscando refugiarse en la compra de activos del sector real y bienes raíces.

En el caso del país analizado para detener el descalabro financiero en el 2008  el Estado hizo una operación de salvataje de más de 700,000 millones de dólares, o sea, utilizaron el instrumento fiscal al estilo keynesiano, que igual no les dio mucho resultado. Estados Unidos de Norteamérica, es uno de los casos más claros, de cómo las medidas anticíclicas clásicas de la teoría económica se desgastan crecientemente como resultado de no incorporar en sus análisis de la crisis, el hecho que esta es una crisis del Sistema Capitalista ahora no sólo en la parte real de la economía, sino igual en su Sistema Financiero, que cada vez más está marcando la ruta del agotamiento del sistema capitalista, más allá del agotamiento del neoliberalismo.

                    Gráfico No.6

  Expansión Monetaria Estados Unidos

C8

En el caso de la Zona EURO la política de expansión monetaria igual ha sido muy agresiva aunque menos que la norteamericana, igual errática en el sentido que no ha presentado un solo patrón de comportamiento, así podemos ver en el Grafico 7, que la expansión mayor se da entre Septiembre del 2008 y Junio del 2012,  así la intervención del BCU pasa de USD 1, 892,566 millones a USD 3, 866,305 millones, una expansión superior a los 2 millones de millones de dólares. Esta expansión se comienza a contraer en el segundo semestre del año 2012,  hasta terminar con una expansión de 2, 529,661 millones entre el 2008 y noviembre del año 2004. En la Zona Euro el instrumental  monetario se ha utilizado a la par de un paquete neoliberal de ajuste fiscal de gran profundidad, principalmente en los países del Norte de la Zona Euro, es decir, han tenido una política. Los resultados ya los vimos, igual el Sistema no responde a pesar de los altos costos económicos y sociales que ha sufrido la población de esta zona.

C9

Fuente: Banco Central Europeo

Tipo de cambio según Bloomberg 13/11/14, 12:30pm: EUR-USD 1.2463

Septiembre de 2008: EUR 1,518,548 millones / USD 1,892,566.37 millones

Junio de 2012: EUR 3,102,227 millones / USD 3,866,305.51 millones

Noviembre 2014: EUR 2,029,737 millones / USD 2,529,661.22 millones

En el caso de Inglaterra como podemos ver en el Gráfico 8, a partir del 10 de Septiembre del 2008 se entra en una política de expansión monetaria que hace que de USD146,312 millones de intervención pase a USD 636, 183 millones de intervención, es decir, la intervención se incrementa en un 435% y la economía no reacciona.

C10

10 de septiembre de 2008: GBP £93,175 millones   / USD 146,312.70 millones

24 de Septiembre 2014: GBP £405,135 millones   / USD 636,183.49 millones

Monto de la inyección: GBP £311,960 millones / USD 489,870.79 millones

Fuente: Bank of England

Tipo de cambio según Bloomberg 13/11/14, 12:30pm: GBP-USD 1.5703

El caso de Japón es el más significativo en cuanto al uso de este instrumento monetario de la expansión a partir de estas operaciones de mercado abierto, en este país, la historia parte desde Febrero del año 2002, período en que éste ha estado queriendo salir de la crisis sistémica de su capitalismo, ya en esa fecha la expansión significaba un acumulado de USD 2,410,564 millones; al momento de la crisis mundial del 2008 esta política marcaba que el Banco Central de Japón tenía intervenido el mercado financiero con USD 1,072,894 millones o sea una intervención menor a la del año 2002; el 2007 Japón retoma la política de expansión monetaria con paso sostenido, haciendo un quiebre a partir del año 2013 que lo lleva a Septiembre del año 2014 a tener una intervención acumulada de USD13,308,257 millones; esta expansión equivale a 3.7 veces la expansión acumulada en los Estados Unidos de Norteamérica, significa que la intervención del Banco Central de Japón equivale a  más de 4 veces el PIB de ese país, y acaban de anunciar que esta economía entró en recesión en el mes de Octubre. Sin duda, es la prueba más brutal de la ineficacia de la política monetaria ante la crisis estructural de Sistema Capitalista, en un país especifico.

C11

Febrero 2002: YEN 279.071 mil millones / USD 2, 410,564.05 millones (2.4 billones)

Septiembre 2008: YEN 124.209 mil millones  / USD 1, 072,894.53 millones

Septiembre 2014: YEN 1,540.697 mil millones/   USD 13, 308,257.75 millones

Tipo de cambio según Bloomberg 13/11/14, 12:30pm: USD-YEN 115.7

Para terminar esta primera entrega de la Carta Económica, decir que sin duda las preocupaciones de los Organismos Internacionales y los Estados de las economías más poderosas dentro del sistema capitalista son válidas en cuanto su preocupación de un futuro lento crecimiento los  próximos 10 ó 20 años. Algunos pensadores dentro del mismo sistema, hablando de un proceso de crisis mayor a la vivida hasta siete años. Ambas partes siguen buscando en el marco del esquema de políticas hasta ahora utilizadas como salir adelante sin hasta ahora encontrar respuesta, otros plantean que sin duda tienen que haber una transformación en el sistema financiero mundial, otros que la economía de dólares está en su última etapa, o sea, en un franco proceso de deterioro, en fin están en una trampa de pensamiento capitalista que no les logra dar respuesta. Sin embargo, mantienen una política fiscal contractiva, siguiendo los parámetros de austeridad; es decir, que a pesar del mal desempeño de las economías, la tecnocracia sigue restringiendo el papel del Estado, bajo el marco neoliberal.

Esperen la segunda entrega esta misma semana, agradecemos sus comentarios y suscríbase a nuestra cartaeconomica.com para que puedan recibir nuestras entregas al momento que nosotros los coloquemos en la web.