El Salvador – La Crisis ya Llegó

ECONOMIA NACIONAL EMPLEO Y POBREZA

EL SALVADOR – LA CRISIS YA LLEGÓ

Problemas estratégicos a enfrentar, del presente al año 2050

 

  1. Problema POBLACIONAL estratégico al 2050: ¿Cómo atender las necesidades básicas y de trabajo de una población creciente? La población salvadoreña se dispara exponencialmente de ahora al 2050; el modelo neoliberal dolarizado, excluyente y explotador de las grandes mayorías ya se agotó y no da más con la población actual, es urgente derrumbar el modelo actual y construir uno nuevo, incluyente y democrático, que sea capaz de dinamizar las fuerzas productivas.

 

Gráfico No. 1

El Salvador: Tendencias de crecimiento de la población

imagen 1

Fuente: Ministerio de Economía y DYGESTIC.

El crecimiento de la población. Este podría resultar ser más acelerado de lo previsto en tanto que actualmente se supone una tasa anual de 1% de crecimiento de la población, tasa que surgió del Censo 2007 (muy cuestionado por científicos sociales); antes de ese Censo la tasa de crecimiento anual de la población se computaba en 1.85%. La pregunta clave es: ¿Si el sistema neoliberal dolarizado mantiene actualmente excluidos y en pobreza a más del 85% de la población (en términos de falta de empleos y de no poder adquirir la Canasta Ampliada de Mercado), cómo podrá ese sistema atender a más de 3 millones de personas adicionales?

 

Gráfico No. 1.1

El Salvador: Crecimiento esperado de la población, de 5.7 millones en el 2007 a 8.1 millones en el 2050

Untitled1

Fuente: Ministerio de Economía y DYGESTIC.

Relación Hombres – Mujeres. En El Salvador la tendencia es que cada vez existen menos hombres por cada 100 mujeres, en su punto más alto (alrededor de 1970) habían 99 hombres por cada 100 mujeres, relación que baja a 89 hombres por cada 100 mujeres en el 2010, luego sigue descendiendo hasta un “repunte” después de 2035, este fenómeno presenta un número considerable de problemas sociales, entre los cuales está el que se refiere a la mujer como jefe supremo del hogar. Entre otras cosas, el Estado salvadoreño debe promover activamente la salud, la educación y la capacitación tecnológica, empresarial y profesional de la mujer para que pueda asumir mejor su enorme responsabilidad como jefe de hogar, dirigente importante de la nación, desarrollo de la cultura, fuerza laboral con conocimiento y miembro productivo de la sociedad.

 

Gráfico No. 1.2

El Salvador: Hombres por cada 100 Mujeres

Untitled2

Fuente: Ministerio de Economía y DYGESTIC.

La población por grupos de edades. La clasificación de la población en El Salvador por grandes grupos de edades, muestra que la participación del grupo 60 y más años se incrementa; en efecto, sube de 9.3% de la población total en el 2007 a 19.3% en el 2050, esto implica que se debe montar, desde ahora, un nuevo sistema de previsión social que resuelva el problema de las pensiones y de la vejes (incapacidad y muerte para los mayores de 60 años), además, el Estado -por medio de políticas públicas adecuadas y de pactos con el sector privado- debe crear fuentes de trabajo para aquellos adultos mayores que pueden y quieran trabajar.

Gráfico No. 1.3

El Salvador: Población por grandes grupos de edades

Untitled3

Fuente: Ministerio de Economía y DYGESTIC.

La afiliación de la población en El Salvador a sistemas de salud es baja, en efecto, solo el 49% de los asalariados y el 8% de los no asalariados pertenecen a algún sistema de salud; el promedio de América Latina es que el 66% de los asalariados y el 42% de los no asalariados pertenecen a algún sistema de salud. La pregunta clave es: ¿Si el sistema neoliberal dolarizado vigente mantiene bajísimos porcentajes de participación en sistemas de salud, cómo podrá ese sistema atender a más de 3 millones de personas adicionales?

 

Gráfico No. 1.4

Afiliación a sistemas de salud en América Latina por país

Untitled4

Fuente: CEPAL.

 

Problema de POBREZA estratégico al 2050: Conforme a las últimas estadísticas de la CEPAL, en el 2011 El Salvador estaba en una posición de pobreza muy mala, solamente por encima de Honduras, Nicaragua y Paraguay, también -conforme a las últimas estadísticas de la CEPAL- para el 2012 El Salvador estaba en una posición peor, en el último lugar; claro, la información para 2012 es incompleta, pero en el mejor de los casos El Salvador como hemos dicho, el débil crecimiento en los últimos 8 años previos a la crisis del 2008 del capitalismo, la caída de la economía el 2008 y el 2009 y el bajo crecimiento entre el 2010 y el 2013, la pobreza en es mayor en el 2014. Es más ese índice de pobreza de CEPAL, como puede verse en el Cuadro No.1.1, esta subestimado, si consideramos pobres a los hogares que no tienen capacidad de comprar la canasta ampliada de mercado que como ya mencionamos para el año 2012 ya era superior al 85% de la población. ¿Cómo, entonces, nuestro país –en el contexto del modelo neoliberal dolarizado- va a resolver los problemas de la pobreza de por lo menos 3, 000,000 de habitantes adicionales en el 2050? Además, el tema de la pobreza en El Salvador es mucho más profundo y agudo, tal como lo analiza y muestra el Dr. Salvador Arias en su libro “Atlas de la pobreza y la opulencia en El Salvador”, el cual recomendamos como lectura esencial; en efecto, según lo muestra el libro, más del 80% de los salvadoreños son pobres.

 

Cuadro No. 1.1

Pobreza en América Latina por país

Untitled5

Problema de POBREZA Infantil al 2050: Conforme a las últimas estadísticas de la CEPAL sobre pobreza infantil, Guatemala manejaba la peor situación en América Latina, seguida por El Salvador. ¿Cómo, entonces, nuestro país –en el contexto del modelo neoliberal dolarizado- va a resolver los problemas de la pobreza de por lo menos 1, 000,000 de niños adicionales en el 2050? Imposible, ya que no puede resolverlo con la población actual, debemos cambiar el modelo neoliberal dolarizado.

 

Gráfico No. 5

Pobreza infantil en América Latina por país

Untitled6

 

Fuente: CEPAL

 

Problema de POBREZA carencias críticas al 2050: Conforme a las últimas estadísticas de la CEPAL sobre dos o más carencias críticas para definir la pobreza, El Salvador muestra una pésima situación; solamente es peor la de cuatro países de América Latina (Bolivia, Honduras, Guatemala y Nicaragua). ¿Cómo, entonces, nuestro país –en el contexto del modelo neoliberal dolarizado- va a resolver los problemas de la pobreza de por lo menos 1, 000,000 de niños adicionales en el 2050? Imposible, ya que no puede resolverlo con la población actual, debemos cambiar el modelo neoliberal dolarizado.

 

Gráfico No. 3

Pobreza por carencias críticas (agua y saneamiento, energía, educación, vivienda) en América Latina, por país

Untitled7

 

Fuente: CEPAL.

 

La Violencia: Todavía se sigue debatiendo si “La Tregua” funcionó o si es una treta de las pandillas para ganar tiempo antes de buscar tomarse el poder en El Salvador; sin embargo, información más reciente evalúa que “El crimen y la violencia siguen amenazando el desarrollo social y el crecimiento económico en El Salvador afectando negativamente la calidad de vida de la población. Luego de un incremento sostenido en los índices de delitos violentos a partir de 2000, se alcanzó la cifra de 71 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2009, para después bajar levemente a 69 por cada 100 mil en 2011. Los homicidios en El Salvador se redujeron de un 48,2% en el primer trimestre de 2013, en comparación con el mismo periodo del 2012, en el marco de una tregua entre las pandillas (marzo 2012)[1].

 

Gráfico No. 4

Países con mayor violencia

Untitled8

 

Fuente: CEPAL.

 

El problema estratégico del cambio climático.

  1. Si en algún tema de políticas públicas se puede ver con total claridad el fracaso del modelo neoliberal dolarizado es en el tema los desastres naturales y cuál ha sido la magnitud de recursos del Estado asignados a resolver este problema.
  2. El Salvador se caracteriza como un país que ha sufrido frecuentemente un sin número de calamidades climatológicas, algunas de ellas verdaderamente catastróficas; entre 1969 y 2011 El Salvador sufrió, por lo menos, 17 eventos de lluvias extremas, donde cayeron lluvias intensas de más de 100 mm en 24 horas, y más de 350 mm en 72 horas, sin embargo, en términos de asignación de recursos para enfrentar los problemas de cambio climático, el gobierno de El Salvador se comporta como si los eventos climatológicos desastrosos fueran acontecimientos poco probables, pues reacciona e improvisa ante el evento en lugar de anticipar y prevenir.

 

Cuadro No. 2

El Salvador: Lluvias extremas

Untitled9

 

Fuente: Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN); “Estrategia Nacional de Cambio Climático”; San Salvador, 22 de abril del 2013.

 

  1. Más aun, la sobrevivencia misma de El Salvador en la primera mitad del siglo XXI depende de que el país enfrente y resuelva exitosamente los problemas asociados con el cambio climático y los fenómenos naturales; esta información se fundamenta en que la temperatura en El Salvador aumenta más que el aumento promedio en el resto del mundo. Por cada aumento en la temperatura global, el aumento es bastante mayor en América Central, lo que implica sequias, aumentos en el nivel del mar, inundaciones y otros.

 

Gráfico No. 4

El Salvador: La Tierra se está calentando

La temperatura promedio de la tierra aumentó en 0.8 grados centígrados en el último siglo.

El aumento de la temperatura en El Salvador ha sido mucho más elevado: 1.3 grados centígrados en las últimas seis décadas.

Untitled10

Fuente: Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN); “Estrategia Nacional de Cambio Climático”; 22 de abril del 2013.

Lo anterior hace suponer, a priori, que El Salvador le ha dado prioridad en sus políticas públicas -y en la asignación de recursos- a la prevención, mitigación y solución de las catástrofes que se derivan del calentamiento global y cambio climático. En la realidad acontece todo lo contrario, ya que el gobierno de El Salvador -y las instituciones públicas y privadas- se comportan como si las catástrofes naturales son eventos poco frecuentes y poco probables en El Salvador. El Presupuesto General de la Nación, en su formulación y aprobación anual, asigna montos minúsculos al medio ambiente y a la prevención y preparación para enfrentar desastres climatológicos, en efecto, en el Presupuesto General de la Nación votado para el año 2014, apenas US$ 24.9 millones fue asignado al Ministerio del Medio Ambiente -equivalente al 0.5% del Presupuesto Total, que es de US$ 4,679.5 millones.

 

Gráfico No. 5

La temperatura promedio en Centroamérica aumenta más rápido que la temperatura promedio en el planeta

 Untitled11

Fuente: Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN); “Estrategia Nacional de Cambio Climático”; 22 de abril del 2013.

 

En contraste a lo poco que el Estado gasta en resolver problemas originados en el medio ambiente y en el cambio climático, y como reflejo del alto endeudamiento de El Salvador, US$ 803.1 millones (17.2% del presupuesto) fueron asignados en el año 2014 al pago de deuda. Otro elemento que indica la baja prioridad que en El Salvador se le asigna a los efectos desastrosos de cambio climático es el hecho de que, tanto la Universidad de El Salvador, así como las demás universidades privadas, no ofrecen carreras a nivel de maestría y doctorado sobre temas técnico/científicos asociados con cambio climático y catástrofes naturales, incluyendo inundaciones, terremotos, sequias y otros.

 

 Cuadro No. 3

Presupuesto General del Estado, 2012-2014, por área de gestión

 Untitled12

Fuente: Ministerio de Hacienda de El Salvador.

 

 

  1. La Estrategia Nacional del Medio Ambiente 2013 -la cual casi no tiene financiamiento si se evalúa la enormidad de los problemas a resolver- expresa cinco grandes apuestas:

 

  • Reducción del riesgo climático en el corto plazo mediante el fortalecimiento de la observación sistemática del clima y de los sistemas de alerta temprana, así como a través del ordenamiento ambiental del territorio.

 

  • Reducción del riesgo climático en el mediano y largo plazo mediante la restauración ambiental de zonas rurales degradadas, bajo un enfoque que haga posible su adopción y masificación en los próximos años.

 

  • Atención a graves problemas de saneamiento previamente desatendidos que han afectado la salud de la gente y de los ecosistemas: Desechos sólidos, desechos tóxicos y contaminación.

 

  • Seguridad hídrica: Proteger, recuperar y gestionar el recurso hídrico bajo un enfoque que permita sustentar la vida (derecho humano al agua, seguridad alimentaria y reducción de riesgos) y la economía (uso eficiente del agua), reconociendo también que el agua es en gran parte un recurso compartido con Guatemala.

 

  • Sentar bases institucionales firmes para una gestión ambiental enérgica, articulada, inclusiva, responsable y transparente.

 

Para el Ministro de Medio Ambiente: “La amenaza climática ya es muy significativa para El Salvador y crecerá mucho más en las próximas décadas; es vital, por lo tanto, que asumamos esta nueva realidad como nación para que podamos construir una economía resiliente al clima y un futuro viable para la población salvadoreña dentro de su territorio. El cambio climático se expresa, por un lado, en cambios lentos pero inexorables en la temperatura promedio y el nivel del mar, entre otros; por otra parte, experimentamos una variabilidad climática creciente con alteraciones radicales en los patrones de lluvia y en la frecuencia, duración, intensidad y ubicación de eventos climáticos extremos. En las últimas seis décadas la temperatura promedio anual en El Salvador aumento más de 1.3 °C y los escenarios climáticos apuntan a aumentos de entre 2 °C y 3 °C adicionales en las siguientes seis décadas, dependiendo de los esfuerzos que se realicen a nivel planetario para mitigar el calentamiento global.

 

El aumento de temperatura, junto con los significativos cambios que se prevén en los patrones de precipitación, tiene implicaciones serias para la disponibilidad hídrica, la agricultura, la seguridad alimentaria, la salud y otros ámbitos esenciales para el desarrollo económico y el bienestar de la población de nuestro país. Los impactos previsibles del cambio climático en la zona costera-marina también son motivo de gran preocupación, en las últimas seis décadas el nivel del mar aumento casi ocho centímetros y se espera que este proceso se acelere en las próximas décadas; también está aumentando la intensidad de los eventos extremos de oleaje y los procesos erosivos y de sedimentación a lo largo del litoral, todo ello puede provocar rupturas crecientes en las infraestructuras, humedales y otros ecosistemas; por lo tanto, si no se toma suficientemente en cuenta esta dinámica a la hora de pensar las inversiones y gestionar los recursos naturales en la franja costera, los danos y perdidas en el futuro no muy lejano serán extremadamente altos.

 

Más allá de los cambios lentos e inexorables de la temperatura y del nivel del mar con sus crecientes impactos, El Salvador ya experimenta elevadas pérdidas y daños por eventos climáticos extremos que comprometen en el corto plaza la posibilidad de desarrollo económico y social de país; en los últimos años, desde el 2009, en distintos episodios se batieron records históricos de lluvia acumulada en 6, 24, 72 horas y en 10 días, algunos episodios ocurrieron en meses que nunca antes se habían experimentado eventos de lluvias extremas y también se batieron records de lluvia en algunos meses de la época seca; el cambio ha sido tan radical que los eventos de lluvias extremas -más de 100 mm en 24 horas y más de 350 mm en 72 horas- que aumentaron de uno por década en los años 60 y 70 del siglo pasado y a ocho en la primera década de este siglo, cabe destacar que los más feroces impactaron desde el Océano Pacifico, cuando en décadas anteriores el país era solamente impactado por eventos desde el Océano Atlántico…

 

Una fuerte inyección de financiamiento climático es imprescindible para avanzar aceleradamente en la implementación de las líneas de acción contempladas en la Estrategia Nacional de Cambio Climático, es pertinente insistir en que financiamiento climático no es ayuda oficial al desarrollo, sino una obligación que asumieron los países desarrollados cuando ratificaron la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambia Climático, por lo tanto, este financiamiento debe ser nuevo y adicional a la cooperación al desarrollo y es un derecho de los países en desarrollo, sobre todo de aquellos como El Salvador, que son los principales afectados por el cambio climático y los que menos han contribuido a causarlo.

 

Pero esta diferenciación tiene también implicaciones para quienes, en el país, diseñan y proponen proyectos para gestión de financiamiento climático, no cualquier proyecto a programa de desarrollo puede proponerse o calificar para ser financiado con fondos climáticos, hace falta que los proyectos se propongan objetivos climáticos específicos y que en su diseño se incorporen criterios y estándares previstos por distintos instrumentos de la Convención para que estos califiquen o sean considerados por alguna agenda a fuente de financiamiento climático.

 

[1] MH, UE “Repetición del Estudio PEFA para El Salvador (RepeatAssessment)”, Agosto 2013.