Economía del dólar como estructura dominante en proceso de desaparición

Economía del dolar como estructura dominante en proceso de desaparecer

El dólar de los Estados Unidos de Norteamérica está en proceso de desaparecer como la moneda dominante en el Mundo, un nuevo Sistema Financiero Mundial está en proceso de Construcción.

El Sistema Bancario que conforma la Reserva Federal de los Estados Unidos se estableció en el año 1913 y en su acta de creación le dieron el poder crear dólares. Al inicio, la Reserva Federal (FED) tenía como objetivo proveer liquidez de corto plazo al sistema financiero a partir de préstamos de corto plazo y satisfacer las demandas de dinero de parte de los depositantes. Luego, la FED se transformó en un comprador de deuda del Estado, de modo que pasa a controlar la oferta monetaria de la economía de los Estados Unidos, esto es, la capacidad de manejar la cantidad de dinero existente en la economía.  De esta manera, conociendo que la FED controla la oferta monetaria y el crédito, podemos comprender la verdad sobre la Economía de los Estados Unidos y del dólar de esta economía.

La expansión de la oferta monetaria y el crédito permite a Wall Street la especulación crediticia. Esto,  sin duda, le otorga un gran poder a la FED y al Estado Norteamericano, no sólo sobre la economía de los Estados Unidos, sino sobre la economía mundial. Antes del año 1968 la FED no podía imprimir dólares sin que éstos estuvieran respaldados, después el Congreso eliminó este requerimiento de reserva de oro para poder imprimir, luego el Presidente Nixon en 1971 anunció que el dólar igual no tenía ningún respaldo de oro a nivel internacional. Es entonces que el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica queda libre para imprimir sin ninguna limitación. De modo que financia guerras, mantiene una importación de bienes y servicios, etc., con una moneda que sólo tiene el respaldo de una ley, es decir, que el dólar es un billete legalizado formalmente por la ley de los Estados Unidos de Norteamérica, pero no tiene ningún respaldo. Cada vez que recibimos un billete de dólar, le estamos dando un financiamiento a ese país, por el cual no paga intereses y no tenemos ningún respaldo que nos garantice nada. De manera que la economía norteamericana, como ya decíamos, ha estado y está siendo financiada por las economías de todo el planeta.

Así como mencionamos en un artículo anterior (ver aquí), desde 1971 al presente el crédito se incrementó en más de 50,000,000,000,000 dólares. Este crédito se expande con base a los billetes creados por la Reserva Federal depositados en los bancos, así, tenemos que ni los billetes de dólares ni el crédito creado a partir de éste tienen ningún respaldo.  Lo más grave, ahora para El Salvador, es que nuestra economía está dolarizada, las tendencias de la caída del dólar, que analizaremos en otro artículo, nos previenen que en la medida que esta realidad se vaya consolidando, el dólar dejará de ser una moneda con estatus de moneda de reserva a nivel mundial.

A continuación podemos ver los montos de deuda norteamericana acumulada por los Bancos Centrales y la FED en Estados Unidos de Norteamérica. Esta última es la que  más deuda acumulada de US tiene en el mundo, como consecuencia de estar comprando la basura financiera de los Bancos norteamericanos producto de la crisis del año 2008, para lo cual ha estado imprimiendo dólares, como ya igualmente lo hemos analizado (ver aquí).

D1

A partir de la constante inyección de liquidez de la política monetaria de flexibilidad cuantitativa de la FED para salvar al Sistema Financiero Norteamericano, el valor del dólar se ha reducido y se deprecia con respecto a otras monedas fuertes, lo cual significa que los países pierden capacidad de compra con los dólares acumulados y esto favorece a los Estados Unidos de Norteamérica porque reducen su deuda, los dólares devaluados compran menos bienes y servicios.

D2

Ante esta dinámica del dólar, las economías más fuertes y que acumulan grades reservas en dólares buscan diferentes esfuerzos de forma conjunta para crear una arquitectura financiera cada vez menos dependiente del dólar.

Un  primer esfuerzo fue la creación del Euro en la Unión Europea. La Unión Europea dio paso a una organización monetaria supranacional, con un sistema de gobernanza caracterizado por la  coexistencia entre un política monetaria única en manos del Banco Central Europeo (BCE), para los países integrados a la Zona Euro, y las políticas monetarias de los países de la Unión Europea fuera de la zona Euro. De este modo los propósitos del Euro se centraban en eliminar los tipos de cambio fluctuantes, los costos de cambio y la promoción comercial intrarregional. Por un lado, la integración económica promueve la desregulación de los mercados, mientras que por otro, la creación del Euro busca la tecnocratización monetarista de las políticas monetarias a través del BCE[1].

A pesar que entre los propósitos del Euro, no se encuentra en primer lugar sustituir al dólar, en la  práctica este proceso se ha dado. Así, Europa no  sólo utiliza el Euro para el desarrollo de todas sus transacciones económicas entre los países de la Eurozona, sino que además, amplía, cuando puede, las relaciones económicas en Euros con todas las economías en que puede incidir. Es así que el Euro ya es la segunda moneda de reserva a nivel mundial más importante, concentrando el 24.2% de las Reservas Internacionales de Divisas Oficiales dentro del FMI.  (gráfico 3).

Además, el desarrollo de la economía de la República Popular de China, por un lado, ha significado generación de grandes excedentes en su Balanza Comercial, lo que le ha llevado a una acumulación de divisas en dólares que superan los 3,000,000,000,000 de dólares americanos.

Esta acumulación de divisas y la expansión de la economía de China Popular en África, América Latina, Medio Oriente, Europa y los Estados Unidos de Norteamérica, no sólo por el lado del comercio, sino también y de manera creciente por el lado de las inversiones y convenios de Cooperación y Desarrollo,  perfilan al yuan  como una divisa de fuerte crecimiento, que muchos opinan podría sustituir al dólar como la moneda más importante en las Reservas Internacionales.

La economía en los costos de transacción ha llevado a que diferentes países establezcan mecanismos monetarios para el manejo de las relaciones económicas con China Popular a través del Yuan. Así, Gran Bretaña y Alemania han visto incrementados en más de ciento por ciento sus pagos denominados en yuanes entre 2013 y 2014, Francia y Luxemburgo en más de 40%, según los datos actualizados a agosto de la Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Internacionales (SWIFT, por sus siglas en inglés).

Por otra parte, China Popular está desarrollando iniciativas propias para que su moneda se utilice en las transacciones económicas con los países en los que tiene influencia., Así, a principios de octubre se concretó la firma de un swap cambiario bilateral con el Banco Central de Rusia por un monto equivalente a 25 mil millones de dólares, el segundo firmado con un país integrante del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), el primero fue con Brasil por un monto de 30 mil millones de dólares. Por ahora, China es el principal socio comercial de ambos países.  Previamente Irán ante la guerra económica que le hace Estados Unidos de Norteamérica, de manera similar, estableció un mecanismo de este tipo por más de 24,000 millones de dólares.

El Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII) se enmarca en este proceso de nuevas organizaciones financieras alternas al Banco Mundial y FMI. El BAII es apoyado por China, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (excepto Indonesia) y otros países de la región. El capital inicial para operar ha sido de 50,000 millones de dólares siendo el Yuan la moneda principal.

Según un estudio del HSBC, las empresas mundiales han aumentado bruscamente el uso de la moneda Yuan en sus operaciones durante el año 2014. Los usuarios más activos del yuan son Alemania, Francia, EE.UU. y Hong Kong. En total, según los cálculos del HSBC, el 22% de las empresas mundiales usan ahora el yuan en sus operaciones. Para 2015 se proponen aumentar el volumen de las mismas usando la divisa de China Popular para sus pagos.

Es importante recordar que, según las proyecciones del FMI y el Banco Mundial, el sostenido crecimiento de la economía de China Popular lleva a esta economía, en el año, 2014 a ser la economía más grande del mundo. Esto, en términos del PIB  mundial estimado en precios de paridad, es decir, calculado a partir del poder adquisitivo de las respectivas monedas de cada país. En efecto, lo anterior es otro elemento que vaticina la creación de un sistema financiero mundial diferente al actual que está totalmente correlacionado a la existencia del dólar como la moneda internacional dominante.

D3

En un esquema más global, se gestan otras iniciativas en la lógica de sustituir el dólar americano de las transacciones económicas mundiales, dentro de estas estrategias que se plantean con más alcance, el bloque de los BRICS ha creado ya un Banco de Desarrollo y se proyecta la creación de una moneda alternativa al dólar para realizar transacciones entre países de América Latina, el Sudeste de Asia y África. Una eventual moneda del bloque estaría garantizada por los grandes activos, materias primas y recursos naturales de los países que lo conforman. Hasta el momento crearon ya un fondo de 100,000 millones de dólares para enfrentar problemas de balanza de pagos de los países miembros y un fondo de 50,0000 millones de dólares para líneas de financiamiento para el desarrollo económico, lo que apunta a un proceso de crear un Sistema Financiero Multilateral alternativo al creado en el marco de Breton Wood con la creación del Fondo Monetario Internacional y la Banca Multilateral (Banco Mundial, BID, etc.)

En la región de América Latina, en el marco del ALBA se han comenzado a realizar transacciones bilaterales en el Sistema Unificado de Compensaciones Regionales (SUCRE) entre los países miembros. El SUCRE es utilizado por los Bancos Centrales de los países miembros como forma de contabilizar el intercambio comercial, cada quién realiza el pago de transacción comercial en su moneda nacional a los bancos comerciales, los cuales remiten dicho pago a su respectivo Banco Central quien se encarga de convertir el monto en SUCREs, para luego transferirlos al Banco Central del socio y éste pasa a enviar a un Banco Comercial el monto equivalente en su moneda local. Además, los esfuerzos en el MERCOSUR por solidificar el Banco del Sur, para otorgar créditos a los países miembros del acuerdo con la finalidad de ejecutar proyectos en Sudamérica. Todo esto con el propósito de romper con la dependencia de organismos internacionales y de esta manera atenuar los efectos de la crisis en la región.

En síntesis, la economía del dólar como estructura dominante en la economía mundial se encuentra en un franco proceso de desaparición y, por lo tanto,  también el sistema financiero mundial construido a partir de Breton Wood. En este marco, dado que el dólar va perdiendo capacidad fiduciaria en tanto la circulación de esta moneda  no corresponde a producción de bienes y servicios, se gestan las condiciones para que, desde alianzas regionales o potencias emergentes como China Popular, comience la estructura de una nueva arquitectura financiera internacional, donde se perfila no sólo que los acuerdos entre países y empresas consoliden sus transacciones en yuan, sino que, al igual que el mercado del petróleo, ya no funciones con el dólar como medio de pago o que los valores financieros de cualquier tipo ya no sean especificados en dólares americanos, que se acelere el proceso que el dólar pierda confianza como unidad de ahorro y que deje de ser  cada vez menos importante en las reservas internacionales.

Se analizan varias alternativas para la sustitución del dólar, se menciona el regreso del oro, es decir, volver a un patrón oro combinado con otra moneda como el Yuan; los Derechos Especiales de Giro del FMI apoyados por una canasta de monedas donde pierde preeminencia el dólar americano y crece la participación o peso del Yuan en combinación con el EURO y el Yen, con igual incremento en  la participación de las monedas de otras economías fuetes como el Rublo, el Sucre como moneda regional, el real de Brasil, etc. En un próximo  capítulo analizaremos este proceso.

 

[1] Gavidia, Magaña, Méndez, Montenegro (2013). Contribución empírica al debate teórico sobre los orígenes de la crisis capitalista. Perspectivas monetarista, keynesiana y marxista. UCA El Salvador.