Debate de la lucha ideológica y científica sobre el socialismo en el siglo XX y XXI

1

La Asociación para el Desarrollo Económico y Social de El Salvador (ADESES), en el proceso de desarrollar el pensamiento crítico de la población salvadoreña (en la búsqueda de una nueva sociedad que tenga como centro el bienestar y la autodeterminación del pueblo), iniciará una línea de debate sobre la lucha ideológica y científica sobre el socialismo en el siglo XX y siglo XXI, basado en ideas sobre las dinámicas que vive la humanidad y el conocimiento científico. Así, en este artículo se presenta una programación del contenido que guiará el debate sobre socialismo en El Salvador  y otros países que nos quieran acompañar, para generar las condiciones ideológicas y políticas en el pueblo salvadoreño, de forma tal que éste pueda liderar una  transición al socialismo en El Salvador, acompañado por las bases y la dirigencia de su vanguardia histórica FMLN, que  en sus estatutos se establece que somos un Partido Socialista.

  1. Justificación de la lucha ideológica y científica sobre el socialismo en el siglo XX y siglo XXI.

La necesidad del mundo de encontrar una alternativa al carácter excluyente y destructor del capitalismo (que amenaza con la destrucción de la humanidad por el consumismo como instrumento fundamental  para la lógica de la acumulación, concentración y centralización del capital, como parte de la ley básica del sistema capitalista), se ha expresado históricamente, esta necesidad, en concebir y desarrollar un nuevo poder proletario campesino y un sistema alternativo en lo económico, político y social. Es así que las ideas socialistas nacieron de la realidad, de la vivencia de la gente en el sistema capitalista. El pensamiento socialista brota de lo simple a lo complejo, como una contradicción fundamental entre capitalismo y socialismo. Desde el primer cuarto del siglo XX, se desarrollan varios modelos de socialismo, unos que ya desaparecieron y otros que en siglo XXI siguen su proceso de transición y desarrollo. Esto a la par de que el sistema capitalista, según muchos autores, está en un proceso de debilitamiento y extinción, aspecto debatido científicamente por Karl Marx. Ante estas dos realidades, se ha considerado la necesidad de que en nuestro país se abra la posibilidad de conocer de manera sistemáticamente y con un rigor científico, lo que significa el socialismo, así como los modelos que de este sistema alternativo al capitalismo, han existido, existen y se desarrollan en el mundo.

La primera corriente del pensamiento moderno socialista, es conocida como el socialismo utópico, la cual se desarrolló entre el siglo XVIII y el XIX en Europa. En esta época la clase burguesa se erige en la clase dominante, es la era de la de la Revolución Industrial. Debido a esto, distintos individuos, movidos por lo que ellos creían en la necesidad de un cambio social, proponían una serie de ideas (nacidas de la ilustración y del pensamiento filosófico de Hegel, e inspiradas en el espíritu del Romanticismo). El término fue introducido por Marx para distinguir tal corriente utópica del socialismo científico, basado en un análisis científico de la realidad social.

Por otro lado, es a Robert Owen a quien  se le acuña este término, el socialismo utópico, el cual está marcado por su calidad de vida, donde está basada su propia historia. Este movimiento está inspirado en el cooperativismo, en donde manifiesta su propia vida social, lo que lo convierte en  uno de los pioneros del socialismo utópico. Siendo Owen la figura más notable de los pensadores ingleses que se preocupaban por mejorar las condiciones de los obreros, trató de llevar a la práctica sus ideas sobre la organización del trabajo y la distribución de la riqueza, estableciendo el seguro social, bibliotecas, escuelas para niños y adultos, y otras prestaciones para los obreros, en una comunidad que llamó New Harmony. De ella se derivan los modelos de las comunidades utópicas. Dicen que las ideas socialistas de Owen fracasaron porque pretendían, por medio del convencimiento obtener el respaldo de la sociedad -incluida la burguesía-, sin duda, no había comprendido el carácter de clase de la burguesía y su contradicción fundamental con la clase proletaria, a partir de la lógica de la acumulación, concentración y centralización, así como la ganancia del capital que les permite apropiarse del excedente.

En la post modernidad, uno de sus máximos representantes fue John F. Granson. El socialismo utópico se encuentra dividido en dos ramas: las “farms” o “granjas” (ideados por Robert Owen) y el “phalanstère” o “falansterio” (pequeñas comunidades de hombres y mujeres en los que cada uno elegía su trabajo, en algunos países llegaron a funcionar, pero muchos fracasaron) [Charles Fourier]. Del modelo de Owen surgen los llamados Kibutz en Israel, inspirados por su propia ideología sionista y que han sido definidos como comunidades de funcionamiento libertario en su origen.

El socialismo se puede entender como la doctrina que propugna la propiedad y administración colectiva y/o estatal de los medios de producción, de cambio y de distribución, así como la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales y de la distribución de los bienes. La teoría o política de la organización de la sociedad, que determina o adjudica la propiedad y control de los medios de producción, capital, la tierra y la propiedad en general, a la comunidad como un todo y su administración o distribución en el interés de todos. El socialismo así tiene como naturaleza que la humanidad sea la razón de ser del Estado, de la economía, de la totalidad del quehacer de la sociedad, incluyendo la cultura, la política, etc. La implantación del socialismo supone necesariamente una transformación radical de la sociedad, encaminada a la desaparición de las clases sociales, como paso previo al igualitarismo.

Desde 1917 a la fecha, se han implementado diferentes modelos de socialismo o procesos de transición a éste, la Revolución de Octubre fue la primera conquista del poder socialista y se instauró la Unión Soviética cuyo modelo al final fracasó, igual fracasaron diferentes modelos en África, pero a la par se desarrollaron modelos de socialismo que se han consolidado y siguen un proceso de desarrollo a nivel mundial, así tenemos el socialismo chino que después del triunfo de la Grana Marcha con el camarada Mao Tse Tung inicia el proceso de transición que ha llevado a China a ser, en perspectiva, la economía dominante a nivel mundial.

Entre otros casos tenemos: el socialismo en Cuba desde la entrada triunfante de la Revolución Cubana el 31 de Diciembre de 1959, Cuba sigue construyendo socialismo; Vietnam desde la derrota de los franceses en Vietnam del Norte inicia la construcción del socialismo y al final con la derrota y expulsión del imperialismo norteamericano se construye la sociedad socialista en todo ese país; asimismo, se encuentra el socialismo de Corea del Norte que se instaura después de derrotar al imperialismo norteamericano y se divide la península de Corea, estableciéndose en el norte la república socialista de Corea. Estos cuatro modelos de socialismo están dirigidos por sus respectivos partidos comunistas. Ahora tenemos el modelo naciente en transición del socialismo en Venezuela, el expresidente Hugo Chávez formuló su pensamiento sobre el socialismo del siglo XXI e implementó diferentes medidas desde la esfera política, económica y social, que constituyeron las piedras fundadoras del socialismo del siglo XXI en Venezuela. Igual podemos poner en este proceso de transición a Bolivia y Ecuador, con sus propias dinámicas y características.

El socialismo que se vive en el siglo XXI  es una realidad  que se viene consolidando y desarrollando, a partir de diferentes modelos dentro del sistema socialista mundial de este siglo, que se va conformando en la práctica cotidiana desde sus propias realidades en los 7 países mencionados. Además existen movimientos de los pueblos que van desarticulando el modelo neoliberal capitalista, capturando los estados burgueses y estableciendo procesos que tienen en sus fundamentos la construcción de una nueva sociedad, en la medida que buscan poner al ser humano en el centro del quehacer del Estado, la economía, la política, la cultura, igualmente, van en una lógica de transición hacia un socialismo declarado o no, éste es el caso de América Latina y diferentes países de África y Asia.

Es en este contexto que se desarrollará el debate sobre la lucha ideológica y científica sobre el socialismo en el siglo XX y siglo XXI. Una tesis central, que se discutirá en los próximos artículos, es el modelo nacido en América Latina, de la viabilidad de transitar hacia una sociedad socialista, sin destruir previamente el Estado Burgués, es decir, ascender al  poder del Estado burgués utilizando la democracia clasista, lo que implicaría destruir el poder de la burguesía a partir de transformar desde adentro dicho Estado en un Estado de clase proletaria campesina, en una lucha abierta anti imperialista. Esto con la amenaza de que el sistema capitalista y su Estado de clase absorba a las fuerzas revolucionaras o de izquierda que están actualmente en América Latina, en esta nueva estrategia de construir una transición al socialismo, estrategia contraria a la historia de construcción de procesos de transición al socialismo después de haber destruido el Estado burgués y las lógicas de acumulación, concentración y centralización del capital.

  1. Objetivos de la lucha ideológica
  • Buscar desde la perspectiva de nuestra realidad, el establecer una visión o un concepto de socialismo, en el marco de la realidad que viven los diferentes modelos o procesos de transición hacia el socialismo, en el siglo XXI, así como su futuro.
  • Generar desde la realidad de nuestro país, una visión de lo que podría ser la perspectiva de un proceso de transición al socialismo en nuestro país.
  • A partir de los objetivos anteriores, analizados en el marco del capitalismo en su fase actual y en su proceso de agotamiento y el socialismo en su proceso de desarrollo hacia convertirse en la fuerza determinante en las relaciones económicas mundiales (los mismos organismos del gran capitalismo mundial, FMI, Banco Mundial, la OECD, pregonan que en 20  ó 30 años la economía del socialismo de mercado  chino, será la dominante en el mundo), puede llevarnos a la tesis, de que esta contradicción fundamental, de nuevo entre los dos sistemas, traerá como resultado coherente la disputa del poder mundial  y, por lo tanto, la transición de las relaciones sociales de producción capitalistas hacia las relaciones sociales de producción socialistas. En síntesis con este debate se tratará de sistematizar para dónde va la economía a nivel mundial y para dónde debería de ir nuestra sociedad, si contracorriente o en la lógica de las fuerzas dominantes futuras.
  1. Programa para el desarrollo del debate sobre la lucha ideológica y científica sobre el socialismo siglo XX y siglo XXI.

I. Introducción al debate sobre socialismo.

II. Marco teórico y filosófico del socialismo:

  • Socialismo científico y socialismo utópico: Engels
  • Marx, Lenin y otros.
  • La transición: concepto y realidad.
  • La Unión Soviética y las experiencias africanas: socialismo real del siglo xx, ¿se terminó la utopía y el socialismo científico?

III. El socialismo en China:

  • De la Gran Marcha al Socialismo de Mercado del siglo XXI.
  • Formas de propiedad y relaciones sociales de producción.
  • La lógica de la acumulación: propiedad estatal, propiedad social y propiedad privada.
  • La organización del Poder Socialista: el estado, la sociedad organizada, el partido y el individuo.
  • Las relaciones con la economía mundial y las contradicciones con el capitalismo.

IV. El socialismo en Vietnam:

  • De la derrota de los franceses en Dien Bien Phu al siglo XXI.
  • Formas de propiedad y relaciones sociales de producción.
  • La lógica de la acumulación: propiedad estatal, propiedad social y propiedad privada.
  • La organización del Poder Socialista: el Estado, la sociedad organizada, el partido y el individuo.
  • Las relaciones con la economía mundial y las contradicciones con el capitalismo.

V. El socialismo en Cuba:

  • Del Cuartel Moncada al siglo XXI.
  • Formas de propiedad y relaciones sociales de producción.
  • La lógica de la acumulación: propiedad estatal, propiedad social y propiedad privada.
  • La organización del Poder Socialista: el estado, la sociedad organizada, el partido y el individuo.
  • Las relaciones con la economía mundial y las contradicciones con el capitalismo.

VI. La revolución Nicaragüense contra la dictadura militar y socialismo.

VII. Una nueva estrategia revolucionaria para implementar el socialismo en América Latina: tomarse el Estado Burgués y transformarlo o ser asimilado por él.

VIII. El proceso de transición al socialismo en Venezuela:

  • El Socialismo del siglo XXI en Venezuela, la transición a toda marcha.
  • Formas de propiedad y relaciones sociales de producción.
  • La lógica de la acumulación: propiedad estatal, propiedad social y propiedad privada.
  • La organización del Poder Socialista: el estado, la sociedad organizada, el partido y el individuo.
  • Las relaciones con la economía mundial y las contradicciones con el capitalismo

IX. Bolivia

X. Argentina

XI. Ecuador

XII. El Salvador

XIII. Marco general de conclusiones sobre el proceso y perspectivas del socialismo global en el siglo XXI: el pos capitalismo, tesis en discusión.

El contenido planteado se difundirá cada 15 días, mediante la página web de la Carta Económica y Diario Co Latino. Para facilitar el conocimiento sobre el socialismo se compartirán videos e infogramas que permitan asimilar cada temática que se desarrolle. Por otra parte, probablemente haya reapertura nuevamente del diplomado sobre socialismo en la Universidad de El Salvador (UES), con el propósito que los profesionales también estén claros sobre lo que es el socialismo y así puedan contribuir con la transición hacia éste que tiene como centro el bienestar de la humanidad.